Cómo eliminar el estrés en vacaciones

Hay personas que no logran desconectarse como quisieran en sus días de descanso. Es importante aceptar que quizás haya imprevistos. Si las expectativas están muy altas, se corre el riesgo de sentir decepción y frustración.
Vacaciones-en-la-playa

Ansiamos todo el año la llegada de ese momento que nos transporta a gratos recuerdos de desconexión, diversión y relax. Nuestras expectativas están puestas en playas, montañas, pueblos tranquilos, reuniones familiares o simples momentos de descanso.

A pesar de estos proyectos, en las vacaciones hay cosas pueden tornarse un poco diferente de lo que habíamos pensado. Una planificación equivocada de los detalles del viaje, las nuevas responsabilidades en dicha organización, o incluso el simple hecho de dejar en manos de otros los compromisos diarios pueden convertir las anheladas vacaciones en una fuente estrés y de consumo de energía que no teníamos previsto y no sabemos cómo gestionar.

En mi experiencia en los negocios y en el coaching, conocí a muchas personas que no logran desconectarse en sus vacaciones. Cuando converso con ellos al respecto, las razones más frecuentes son las siguientes:

- El pensamiento negativo de que lo planeado no saldrá como se espera.

- El temor a que su trabajo no siga adelante sin su presencia y la obligación a permanecer conectados con el día a día.

- El miedo a lo desconocido, a ir a lugares que no han visitado nunca y a encontrarse con un estilo de vida poco habitual.

- El factor económico también juega un papel importante, ya que algunas personas prefieren no tomarse vacaciones por ahorrar e invertir ese dinero.

Todo esto parece un poco contradictorio con el estado natural de disfrute y relax que caracteriza a el período de descanso. Entonces, ¿qué debemos hacer?¿Cómo prepararnos para disfrutar y recargar nuestras energías ?

Aquí van algunas sugerencias que te pueden ayudar:

- Desconectar del trabajo: es más que necesario si descansar es el objetivo. Por más responsabilidades que tengas, delegá con tiempo a una persona de tu confianza las tareas que sean importantes. Si lo creés conveniente, establecé un horario fijo para chequear mensajes o responder algún mail. El resto del tiempo dedicalo a disfrutar.

- Alejarse de la tecnología: es clave para un óptimo descanso. Querer controlar todo a la distancia aumenta la ansiedad y por ende el estrés. Podés resolverlo programando respuestas automáticas a los correos electrónicos y derivando los llamados telefónicos.

- Realizar un poco de ejercicio y actividad física: sirve para dormir mejor y aligerar tu cuerpo de toda la adrenalina.

- Descansar todo lo que se pueda, y en lo posible evitar dormir menos de 7 a 8 horas.

- ¡Bajar las expectativas! Es importante aceptar que quizás haya imprevistos, y si las expectativas están altas, se corre el riesgo de sentir decepción y frustración. Es mejor asumir las vacaciones con serenidad, practicidad y realismo.

- Por último y no menos importante, una clave para sacar el mayor provecho a las vacaciones es lo que llamamos en coaching “Vivir el aquí y el ahora”, que no es nada más ni nada menos que disfrutar conscientemente lo que estamos viviendo.

Ansiamos todo el año la llegada de ese momento que nos transporta a gratos recuerdos de desconexión, diversión y relax. Nuestras expectativas están puestas en playas, montañas, pueblos tranquilos, reuniones familiares o simples momentos de descanso.

A pesar de estos proyectos, en las vacaciones hay cosas pueden tornarse un poco diferente de lo que habíamos pensado. Una planificación equivocada de los detalles del viaje, las nuevas responsabilidades en dicha organización, o incluso el simple hecho de dejar en manos de otros los compromisos diarios pueden convertir las anheladas vacaciones en una fuente estrés y de consumo de energía que no teníamos previsto y no sabemos cómo gestionar.

En mi experiencia en los negocios y en el coaching, conocí a muchas personas que no logran desconectarse en sus vacaciones. Cuando converso con ellos al respecto, las razones más frecuentes son las siguientes:

- El pensamiento negativo de que lo planeado no saldrá como se espera.

- El temor a que su trabajo no siga adelante sin su presencia y la obligación a permanecer conectados con el día a día.

- El miedo a lo desconocido, a ir a lugares que no han visitado nunca y a encontrarse con un estilo de vida poco habitual.

- El factor económico también juega un papel importante, ya que algunas personas prefieren no tomarse vacaciones por ahorrar e invertir ese dinero.

Todo esto parece un poco contradictorio con el estado natural de disfrute y relax que caracteriza a el período de descanso. Entonces, ¿qué debemos hacer?¿Cómo prepararnos para disfrutar y recargar nuestras energías ?

Aquí van algunas sugerencias que te pueden ayudar:

- Desconectar del trabajo: es más que necesario si descansar es el objetivo. Por más responsabilidades que tengas, delegá con tiempo a una persona de tu confianza las tareas que sean importantes. Si lo creés conveniente, establecé un horario fijo para chequear mensajes o responder algún mail. El resto del tiempo dedicalo a disfrutar.

- Alejarse de la tecnología: es clave para un óptimo descanso. Querer controlar todo a la distancia aumenta la ansiedad y por ende el estrés. Podés resolverlo programando respuestas automáticas a los correos electrónicos y derivando los llamados telefónicos.

- Realizar un poco de ejercicio y actividad física: sirve para dormir mejor y aligerar tu cuerpo de toda la adrenalina.

- Descansar todo lo que se pueda, y en lo posible evitar dormir menos de 7 a 8 horas.

- ¡Bajar las expectativas! Es importante aceptar que quizás haya imprevistos, y si las expectativas están altas, se corre el riesgo de sentir decepción y frustración. Es mejor asumir las vacaciones con serenidad, practicidad y realismo.

- Por último y no menos importante, una clave para sacar el mayor provecho a las vacaciones es lo que llamamos en coaching “Vivir el aquí y el ahora”, que no es nada más ni nada menos que disfrutar conscientemente lo que estamos viviendo.

Te puede interesar