Cómo retornar a una alimentación equilibrada tras la cena navideña

ALIMENTACIÓN Y SALUD Pilar PARDO
2LYC7XEHEBEO5PS7NUBKIJQBWU

Durante las fiestas, como ocurre con la cena navideña que se realizó hace escasas horas, los platos están signados por cierta indulgencia hacia los alimentos y las bebidas, no solo en la cantidad, sino también en qué se ingiere. Esta situación deja a muchos pensando en cómo retomar una alimentación equilibrada. La clave para una transición exitosa hacia una dieta saludable radica en la distribución y elección consciente de los alimentos.

Lo cierto es que una distribución adecuada de las ingestas diarias es esencial para mantener un equilibrio nutricional y evitar el aumento de peso. Es por este motivo es es recomendable espaciar las comidas entre 1 hora y media hasta 3 horas, como máximo.

1. Distribución: un punto clave

Este enfoque “cronológico” ayuda a controlar el hambre hasta la próxima comida, reducir el tamaño de las porciones, y facilitar la selección de alimentos más saludables. Además, regula la secreción de insulina, lo que es crucial para el metabolismo de las grasas y la activación del gasto energético.

Es por este motivo que conviene realizar las cuatro comidas principales -desayuno, almuerzo, merienda y cena- y 2 colaciones en el día, a media mañana y a media tarde. Un ejemplo puede ser:

- 8.00: desayuno

- 10.00: colación de media mañana

- 13.00: almuerzo

- 15.00: colación de media tarde

- 18.00: merienda

- 21.00: cena

2. La importancia de desayunar todos los días
El desayuno es la comida más importante del día, y es por una buena razón. Es fundamental para iniciar el metabolismo y proporcionar energía para el día. Después de la última comida, la cena, el cuerpo utiliza energía almacenada durante aproximadamente cuatro horas, el tiempo aproximado en que dura la digestión. Tras este tiempo, el organismo hace uso de sus reservas mediante el denominado ayuno fisiológico.

Es que saltarse el desayuno puede llevar a un mayor apetito más tarde, aumentando la probabilidad de comer en exceso en el almuerzo o la cena. Además, puede resultar en una disminución de la energía y afectar negativamente la capacidad para tomar decisiones alimenticias saludables.

3. Colaciones: claves para una alimentación ordenada
Las colaciones entre comidas son cruciales para mantener el metabolismo activo y evitar el exceso de hambre. Elegir snacks saludables como galletitas integrales, yogur descremado o frutas puede prevenir el consumo excesivo en las comidas principales. Estas pequeñas ingestas son oportunidades para nutrir el cuerpo y evitar el picoteo, uno de los obstáculos que pueden perturbar un plan de adelgazamiento.

Este comportamiento no hace más que generar ansiedad y lleva a excederse en las cantidades. Si su estómago hace ruido y todavía faltan dos horas para la cena, ¡bienvenida sea una colación! Dos o tres galletitas integrales, un yogur descremado o una fruta evitarán que usted se sirva un segundo o tercer plato durante la comida. Y habrá logrado consumir menor cantidad de calorías al final del día.

La cuestión es saber elegir los snacks: no es lo mismo un alfajor de chocolate que una fruta. Existe una gran variedad de posibilidades para hacer colaciones que beneficien su dieta. Lo importante es planificar, con moderación, equilibrio y creatividad, los modos de satisfacer su apetito para ayudarse a controlar los excesos.

4. Alimentos fuente de fibra, una incorporación inteligente

Los alimentos ricos en fibra son esenciales para una dieta equilibrada. Proporcionan una sensación de saciedad y ayudan a regular el sistema digestivo. Entre ellos se encuentran:

- Cereales integrales y granos enteros.

- Frutas y verduras, especialmente con cáscara.

- Semillas.


- Frutas secas y deshidratadas.

- Legumbres.

Estos alimentos no solo contribuyen a la sensación de saciedad sino que también son beneficiosos para la salud digestiva y general.

5. Cuáles son los mejores alimentos para controlar el picoteo
Para evitar el picoteo no saludable, es importante tener opciones bajas en calorías pero ricas en nutrientes. Además, como requieren masticación, ayudan a la digestión y proporciona una sensación de saciedad. Algunas opciones incluyen:

- Pickles: 1 cucharada sopera = 2 calorías.

- Orejones de fruta: 3 unidades = 65 calorías.

- Manzana: 1 unidad mediana = 100 calorías.

- Zanahoria entera: 1 unidad chica = 30 calorías.

- Barrita de cereal con frutas: 1 unidad = 110 calorías.

6. Cuáles son los alimentos con mejores fuentes de proteínas
Las proteínas son un componente crucial de una dieta saludable. Ayudan a construir y reparar tejidos y son esenciales para el crecimiento y desarrollo. Algunas fuentes de proteínas bajas en calorías son:

Yogur descremado: 1 pote = 80 calorías.
Huevo duro: 1 unidad = 80 calorías.
Queso magro: 1 porción = 95 calorías.
Estas opciones de proteínas no solo son nutritivas sino que también ayudan a mantener la sensación de saciedad entre comidas.

7. Consumo de Alcohol
En el caso de optar por consumir alcohol, es recomendable hacerlo con moderación. Comer algo antes de beber y alternar con bebidas no alcohólicas para evitar la deshidratación y el consumo excesivo.

La alimentación post-cena navideña no tiene por qué ser un desafío insuperable. Con decisiones conscientes, es posible retomar un camino hacia una alimentación saludable y equilibrada. La clave está en la moderación, el equilibrio y la elección inteligente de alimentos que nutran y satisfagan, evitando los excesos y promoviendo un estilo de vida saludable.

Fuente: Infobae

Te puede interesar
Lo más visto