Últimas publicaciones

Un invento argentino mejora la colocación de la anestesia dental

SALUD Carola LEVI
5S5VDLIABVGKFGVW2EWFMV47JI

El miedo a las inyecciones o a que la aplicación no haga efecto es, junto con el terror a las agujas, la fobia más frecuente en odontología. Más allá de este miedo, otros temen que la dosis no sea lo suficientemente grande como para quitar el dolor antes de que comience el procedimiento odontológico.


Hoy se usan carpules de anestesia, que son unos cartuchos cilíndricos de vidrio que se insertan en la jeringa. Son las más utilizadas en odontología. Sus principales ventajas son que su cartucho es visible y que la aspiración se puede realizar con una mano

“La innovación es que ahora se presenta aguja y tubo, todo junto. Unido de una manera irreversible. Viene con un precalce de fábrica lista para inyectar”, propone el odontólogo Claudio Ouwerkerk (M.P. 23.053).

El dispositivo mantiene la seguridad operativa en la cavidad bucal y, además, preserva la bioseguridad e impide la reutilización tanto de la aguja como del fármaco.

“También reduce el tiempo de trabajo por parte del profesional, disminuye el riesgo por manipulación, mejora la logística de distribución del producto y los costos porque dos productos que hoy vienen por separado requieren logísticas por duplicado”, menciona Ouwerkerk entre otras ventajas.

Fuente: TN

Te puede interesar
Lo más visto