Alcohol y tabaco, un combo con efectos muy nocivos para el embarazo

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
A6HNXJMCW5FRHGV65LJKCDCDUA

El alcohol y el cigarrillo son devastadores para la salud de las personas en general y más cuando se trata de una mujer embarazada, por lo cual es muy importante cuidarse en esa etapa especial y el primer paso es ir al médico para realizarse los controles prenatales. A la vez, los especialistas recomiendan tomar conciencia sobre lo mal que hacen estos vicios.

“Tanto el alcohol como el tabaco son perjudiciales para el desarrollo del feto, principalmente los tres primeros meses, después es un tema del crecimiento que hay que ir viendo en los controles mensuales”, destacó Norberto Debbag (M.N. 51.320) médico cardiólogo y deportólogo

Asimismo agregó: “El alcohol es perjudicial durante todo el embarazo. Puede ser cualquier tipo de bebidas (cerveza, vino, licor). Todas pueden producir daño en el feto, ocasionando un aborto espontáneo y/o muerte fetal durante el desarrollo”.

Qué es el Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal
“Por el consumo de alcohol, hay alteraciones de la capacidad física e intelectual, denominadas TEAF (Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal) que se ve en determinadas condiciones físicas, de comportamiento y aprendizaje en el niño cuando la madre bebió alcohol durante su gestación”, explicó el médico.

En tanto, especificó: “Se puede observar en el retraso en el habla y en el crecimiento (bajo peso y talla). En la capacidad cognitiva, hay una afección en el cerebro, en la audición y visión con una marcada falta de atención del niño en tareas de aprendizaje, por eso es muy perjudicial beber en el embarazo”.

Tabaco, el otro agente devastador durante el embarazo
Según explicó Debbag, “el tabaco pasa a la placenta de la madre, recordando que esta, que es el vehículo de alimentación y de oxigenación del feto, se encuentra alterada. El cigarrillo, con todas sus sustancias químicas, entre ellas la nicotina, tiene un efecto vasoconstrictor y hace que llegue menos cantidad de oxígeno y nutrientes al feto”.

El experto resaltó que, “aunque sea solo un cigarrillo que la madre fume en determinado momento del día puede producir este efecto maligno” y destacó que puede haber una afección en el bebé de:

Crecimiento.
Nacimiento prematuro.
Daño en los pulmones y en el cerebro.
Cardiopatías congénitas (alteración en la formación del corazón).
Labio y paladar hendido.
“En la madre, también puede haber una alteración en la placenta, ocasionando en algunos casos su desprendimiento o ser una placenta previa (que es cuando se coloca por delante del útero)”, aclaró el doctor.

Otras consecuencias del tabaco en la salud del lactante
Debbag señaló que “el lactante puede tener el doble de posibilidad de sufrir una muerte súbita por aquellas madres que consumieron tabaco en el embarazo, por lo tanto el riesgo es mayor si fumó”.

También dijo que “las mujeres que consumen tabaco previamente pueden tener dificultad para quedar embarazadas”. Y expresó: “Ese es uno de los motivos a destacar. Otro, es el aborto”.

“Los estudios que son importantes y no se deben dejar de hacer son la ecografía fetal en las primeras semanas y meses del embarazo. Luego se va siguiendo al feto mes a mes en su crecimiento y condición y, si existe alguna alteración (cardiopatías o un menor peso del feto), el profesional indaga si la madre fuma o toma en cuestión de tal situación”, advirtió.

La importancia de la actividad física en el embarazo
El profesional manifestó: “Es muy acertado sumarle a la vida cotidiana de la madre deportes aeróbicos, como nadar, caminar, hacer yoga o andar en bicicleta porque, en una primera etapa, ayuda al bienestar de ambos. Cuando el embarazo avanzó, no es conveniente deportes de contacto (crossfit, levantamiento de pesas, hockey, fútbol) por el tema de las caídas que pueden ser una causa de pérdida del embarazo”.

“Ayudar a las familias es la clave para evitar los malos hábitos y reemplazarlos por los buenos, por ello es fundamental la consulta con el médico, quien va a indicar cómo se debe manejar la persona para disminuir el consumo de alcohol y tabaco, sin dejar de lado que, en este proceso intervienen un psicólogo o algunos grupos de autoayuda, como Alcohólicos Anónimos”, destacó.

Finalmente, Debbag señaló: “Ese interrogatorio, más estudios clínicos sobre el estado de salud detecta estos malos hábitos devastadores para el bienestar de la madre y su bebé y solucionarlo en conjunto con el equipo médico es lo primordial”.

Fuente: TN

Te puede interesar