Un estudio científico confirmó que las mascotas benefician al cerebro y nos hacen más felices

SALUD Por Ivana ALFARO
2EICOQTS6BD63JPNOD7D4MWGOE

Un estudio reciente en adultos estadounidenses mayores de 50 años encontró que aquellos que tuvieron una mascota durante más de cinco años obtuvieron mejores puntajes en las pruebas de memoria cognitiva que aquellos que viven sin compañeros de casa entre especies.

Los hallazgos de la universidad de Michigan sugieren que el “efecto mascota” puede proteger más que solo la salud de nuestros intestinos y corazones; también podría desempeñar un papel clave en nuestros cerebros envejecidos.

Los resultados se basan en una encuesta representativa a nivel nacional de 2010 a 2016, que, entre otras preguntas, cuestionó a más de 20,000 adultos mayores de 50 años sobre el estado de su mascota.

Años más tarde, usando estos hallazgos los investigadores mostraron que aquellos que marcaron la casilla de mascotas mostraron diferencias interesantes en sus puntuaciones cognitivas durante el período de prueba de seis años.

El efecto solo fue evidente en los participantes mayores de 65 años, que es generalmente cuando los síntomas de demencia comienzan a mostrarse.

Tener una mascota, tener más memoria
Si una persona en ese grupo de edad había tenido una mascota durante más de cinco años, los investigadores encontraron que su memoria a corto y largo plazo para las palabras era mucho mejor que aquellos que no tenían una mascota, pero tenían una edad similar.

Cada vez que los participantes fueron evaluados durante el período de seis años, la cohorte de mascotas mostró mejores puntajes, incluso a medida que inevitablemente crecían.

Los hallazgos son solo una asociación, no una evidencia clara de que el “efecto mascota” realmente existe. Podría ser, por ejemplo, que las personas con una mejor función cognitiva tengan más probabilidades de mantener compañías de mascotas más largas más adelante en la vida.

Dicho esto, el estudio se une a muchos estudios recientes que sugieren que tener una mascota es bueno. Existen numerosas teorías sobre por qué es así, pero ninguna aún se ha probado.

Tener un perro, por ejemplo, podría significar que los dueños de mascotas se vean obligados a levantarse y moverse más, y el movimiento diario está estrechamente relacionado con la salud del cerebro y la longevidad funcional.

Los animales también traen nuevas bacterias a la circulación de un hogar, lo que podría mejorar nuestra salud intestinal. Por cierto, la conexión intestino-cerebro es una que los científicos se han dado cuenta recientemente de que es mucho más importante de lo que alguna vez pensamos.

O tal vez las mascotas simplemente nos hacen felices. Los estudios sugieren que la presencia de un animal en nuestras vidas puede aliviar la soledad y el estrés crónico.

En la vejez, eso podría ser más importante que nunca. La evidencia ha demostrado que el aislamiento puede cambiar la estructura y función de nuestros cerebros. Incluso existe la posibilidad de que todas estas teorías sean al menos parcialmente correctas.

Los factores de riesgo comunes para la demencia incluyen inactividad física, aislamiento, enfermedad cardiovascular, depresión, ansiedad y estrés crónico.

En resumen, tener una mascota podría ayudar a proteger numerosas vías diferentes para el deterioro cognitivo a la vez.

  La mayoría de los estudios sobre la propiedad de mascotas se ha centrado en cómo los perros o gatos afectan nuestras emociones y salud física, pero muchos menos estudios han analizado cómo las mascotas afectan nuestra capacidad de pensar.

Algunos de esos estudios arrojaron resultados nulos. Pero los investigadores de Michigan creen que eso se debe a que hay un retraso en el tiempo que tarda una mascota en afectar nuestros cerebros, y la mayoría de los estudios anteriores ha utilizado interacciones cortas con perros desconocidos para probar el efecto.

Y, como todos sabemos, la soledad no se conquista en un día. Tampoco se construye la amistad en una sola sesión de caricias. Las personas dan forma a sus días alrededor de sus mascotas, y estos compañeros animales pueden afectar casi todos los aspectos de nuestras vidas.

Tener a alguien con quien hablar durante todo el día, incluso si no es un ser humano, podría estar ejercitando las redes verbales en nuestros cerebros. Las mascotas podrían mantenernos jóvenes y en forma tanto por dentro como por fuera.

El estudio fue publicado en el Journal of Aging and Health.

Fuente: TN

Te puede interesar