Últimas publicaciones

La leche materna es el mejor alimento para tratar la constipación en bebés

SER PADRES Ana COHEN
MX2DVJE7NVB3BLQN6O4GKMIXHI

La constipación es una de las enfermedades crónicas más frecuente en la infancia. Sin embargo. para poder decir que un bebé está realmente constipado o no, primero debemos saber cuál es su ritmo evacuatorio normal y la consistencia de las deposiciones esperada en ese grupo etario.

La frecuencia de las evacuaciones de los bebés alimentados con leche materna puede ser de 4 a 6 por día. La consistencia suele ser líquida con grumos y el color verde o amarillo. Por otro lado, también hay niños que pueden pasar varios días sin evacuar y eso no indica necesariamente que haya una enfermedad si luego, al evacuar, sus deposiciones son blandas y sin dolor. Es decir, que mientras las deposiciones sean blandas, no podemos decir que se trata de constipación. Cada bebé tiene su propio ritmo evacuatorio y este además irá variando durante su crecimiento. Por lo tanto, no hay que alarmarse si el bebé no hace caca todos los días.

Las deposiciones del bebé también cambiarán a lo largo del primer año de vida: el número, la consistencia y el color se irán modificando. Serán más consistentes y marrones (este color también dependerá mucho de los tipos de alimentos que ingiera).

La importancia de diferenciar un período de constipación en los bebés
Las deposiciones realmente duras se ven más frecuentemente en bebés alimentados con fórmula comparados con los que reciben solo pecho materno, esto se debe a una composición diferente en los ácidos grasos de las fórmulas que pueden endurecer la materia fecal.

Otro punto a tener en cuenta, sobre todo en lactantes menores de 9 meses es que será importante diferenciar la constipación funcional de la disquecia del lactante, esta última consiste en una incoordinación en la dinámica de la defecación. Esto significa que el bebé puja para defecar pero no logra relajar el esfínter anal.

Este cuadro se caracteriza por la falta de evacuación durante varios días, episodios de llanto y enrojecimiento de la cara ante los reiterados intentos por evacuar, con pujos que duran unos minutos y cesan al eliminar las deposiciones que van a ser pastosas o líquidas pero nunca duras.

Por ser un proceso que es transitorio y benigno (no considerado como constipación), no va a requerir tratamiento médico ni exámenes complementarios, es decir, que no se aconsejan las maniobras de estimulación anal con supositorios, cremas ni sondas.

Intervención nutricional en la constipación del bebé
La leche materna es el mejor alimento en el tratamiento de los niños con constipación, hay que asegurarse que el aporte sea el adecuado, siendo muy importantes sus controles pediátricos periódicos.

En lactantes menores de 6 meses alimentados con fórmula, hay opciones de leche con prebióticos y/o probióticos, que son capaces de influir en la motilidad colónica (es el movimiento que tiene el tubo digestivo para propulsar el bolo alimenticio de la boca hacia el ano) mejorando la frecuencia de las deposiciones.

Cuando ya iniciaron la alimentación complementaria, tendremos como una aliada contra la constipación a la fibra de los alimentos. Algunos alimentos que contienen una gran cantidad de fibra dietética son las frutas y verduras, especialmente: ciruela, kiwi, pera, zanahoria, calabaza, acelga, remolacha, pan integral y de salvado.

Ante cualquier duda, consultá al médico especialista, particularmente si tu bebé no sube de peso ni crece de forma adecuada, o si tiene vómitos abundantes o la panza muy hinchada, si presenta deposiciones con sangre o son duras y de gran tamaño, o si tuvo una eliminación del meconio (primer caca de los bebés) que ocurrió posterior a sus 24 horas de vida.

Fuente: TN

   

Te puede interesar
Lo más visto