Crean una copa menstrual inteligente que detecta posibles enfermedades

SEXUALIDAD Por Ivana ALFARO
G7U23QYSGZAVNORNQM4BKWZW5E

Un nuevo invento que combina biosensores de alta tecnología con una aplicación sofisticada podría allanar el camino para una nueva era de atención sanitaria en la mujer.

Desarrollaron una copa de silicona con sensores integrados que no solo avisan cuándo debe vaciarse, sino que también registran datos de salud midiendo diferentes biomarcadores en la sangre.

La primera versión del dispositivo, llamado Emm, se lanzará en Gran Bretaña el próximo año y brindará datos sobre la sangre recolectada que podrían usarse para detectar signos tempranos de diabetes, colesterol, enfermedades ginecológicas e incluso niveles de fertilidad.

La información proporcionada va a advertir sobre cualquier cambio en los patrones o irregularidades en el ciclo que puedan indicar un problema de salud. La copa controlará la tasa de flujo menstrual, el volumen, la duración y la regularidad.

Las cualidades de la sangre menstrual
El Emm también podrá monitorear condiciones preexistentes específicas sin la necesidad de una muestra de sangre convencional, dice su fabricante.

Si bien en los últimos años hubo un creciente interés en el potencial de diagnóstico de la sangre menstrual, el Emm será el primer dispositivo en proporcionar esta información.

Según Chris Van Kempen, el ingeniero detrás de este proyecto, este producto de alta tecnología sería útil “para detectar problemas de fertilidad, pero también los primeros signos de ovarios poliquísticos, endometriosis o incluso cáncer de ovario”.

La primera investigación que sugiere que la sangre menstrual podría usarse para el diagnóstico y la prevención de enfermedades surgió hace cuatro años, cuando un equipo de la Universidad de Stanford en California, publicó una investigación en el Journal of Clinical and Laboratory Medicine que mostraba que podría usarse para monitorear cuántos óvulos le quedaban a una mujer en sus ovarios, dando una pista sobre sus posibilidades de quedar embarazada, así como su función renal y otros seis biomarcadores.

El avance significa que el monitoreo de alta tecnología de la salud y la fertilidad podría estar disponible de manera rutinaria para todas las mujeres.

“Estos resultados proporcionan datos para apoyar el potencial de utilizar las pruebas de sangre menstrual como una alternativa al análisis de sangre sistémico”, dice el equipo, dirigido por Paul Blumenthal, profesor de obstetricia y ginecología en Stanford, que no tiene conexión con el proyecto Emm.

“Tal enfoque de prueba alternativo tiene el potencial de cambiar la práctica y de mejorar la seguridad, la conveniencia y la rentabilidad del análisis de sangre tanto para el diagnóstico como para el monitoreo terapéutico entre las mujeres que menstrúan”.

Los datos son recopilados por sensores en el dispositivo y enviados de forma inalámbrica a una aplicación que registrará el ciclo menstrual y el flujo sanguíneo y predecirá el inicio de un período utilizando los datos personalizados de una mujer.

Qué opina una usuaria de la copa inteligente
Alex Dodl, de 24 años, de Milton Keynes, fue una de las primeras voluntarias en probar el Emm (trabaja para una consultoría de tecnología de diseño utilizada por los desarrolladores del dispositivo).

“Es cómodo, fácil de usar y funciona”, asegura. “No me daba cuenta de que lo tenía puesto”, reconoce.

El producto, que se puede usar hasta por 12 horas, puede contener tanta sangre como hasta cuatro tampones. Viene con un aplicador reutilizable, un limpiador para esterilizar y enjuagar la copa.

“El Emm se pliega en la forma correcta y luego lo pones en el aplicador para insertarlo. También es fácil de quitar, y se pliega sobre sí mismo para que no haya derrames”, explica y agrega que “las mujeres más jóvenes, como yo, estamos buscando alternativas ecológicas a los tampones y toallas sanitarias. Este dispositivo es una alternativa mejor y más tecnológica”, concluye.

Fuente: TN
 

Te puede interesar