Rojo, verde y dorado, los colores que no pueden faltar en Navidad para atraer la abundancia

NOTICIAS DE INTERÉS Por Ivana ALFARO
4QN4FIDLYJDDHNK2FTENVIR5DA

La intención es la misma en casi todas las culturas: usar adornos, comida y encuentros como elementos activadores que atraigan la buena fortuna.

“La propuesta es pensar en el espacio y dotarlo de una nueva vida durante unos cuantos días siguiendo las tradiciones locales. Ya estamos en medio de las fechas más agitadas y emocionales del año, y como tal, debemos cuidar bien de la estabilidad energética de nuestro hogar y de nosotros mismos. A lo largo de estos días, la casa debe permanecer en balance y en completa armonía”, aconseja Ángel García, de la Escuela Europea de Feng Shui.

Los tonos predominantes en Navidad, como el verde (que representa la madera) y el rojo (relacionado con el fuego), necesitan de otros elementos que ayuden a equilibrar la energía. Para tal fin, se puede hacer uso de ángeles dorados, candelabros del mismo color o centros de mesa con hojas doradas. De esta forma, se estará consiguiendo armonía con el metal, que activa la energía de la prosperidad y aporta luz.

La tierra correspondida por el marrón puede utilizarse en un árbol navideño con un centro de ese color. Además de decorados colgantes con la misma tonalidad. Para el caso de elementos de la naturaleza como el agua, simbolizada por el azul, se pueden considerar adornos que posean este color.

Prosperidad es abundancia
Atraer la prosperidad en el inicio de un nuevo ciclo es un afán universal, entendiéndola como abundancia de medios materiales, de salud, energía, amor y creatividad.

La asociación de la comida con la abundancia es tan antigua como la humanidad. Eso puede llevar a la idea errónea, pero muy común, de que hay que comer mucho para atraer la prosperidad durante el nuevo año.

“Sin embargo, no es tan importante el tipo o la cantidad de alimentos como el entorno. En estos días, hay que adornar el espacio de forma poco habitual, que las habitaciones y, en especial, el comedor, transmitan una atmósfera de ocasión especial”, sugiere el experto.

Cambiar muebles de lugar, mover los cuadros, situar los elementos de forma diferente. También es importante usar todas las posibilidades no desarrolladas, desplegar los recursos ocultos para que el nuevo año traiga nuevas oportunidades. ¿Cómo lograrlo? Usando aquellos manteles, vajilla, que durante el año se usen menos, convirtiendo la ocasión en especial.

¿Qué hacer si no tenemos cubiertos de la abuela, ni manteles de hilo? “Lo importante es la intención y la atmósfera que se cree: usar manteles descartables de colores divertidos, cocinar algún alimento poco frecuente en la dieta diaria, intentar reunir personas a las que hace tiempo que no se ve... Convertir el momento en algo especial para que los próximos meses sean también un flujo de nuevas oportunidades, nuevos encuentros y mucho disfrute”, concluye García.

Fuente: TN

Te puede interesar