El ayuno intermitente solo es efectivo en estos casos

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
ayuno-1-kBsF--620x349@abc

¿Has practicado alguna vez el ayuno intermitente? Los expertos en dietética y nutrición aconsejan el ayuno intermitente siempre y cuando esté guiado por un experto, y siguiendo una serie de consejos, este puede ser todo un éxito o un fracaso.

El ayuno intermitente no es una dieta, en tanto que en principio no supone reducir el número de calorías que consumimos al día, sino establecer periodos de tiempo entre comidas, creando tramos horarios en los que se puede realizar más de una comida. Aunque en principio se puede comer de todo en esos tiempos, es esencial que se consuman alimentos saludables, evitando comidas procesadas y alcanzando las cantidades de cada macronutriente ( hidratos de carbono, proteínas, grasas) que se deben ingerir y que varían según la persona, además de las vitaminas y los minerales.

Existen varios tipos de ayunos: 12/12 (ayuno nocturno), 14/10, o el 20/4, entre otros. Esto quiere decir que, por ejemplo, en el primer caso ayunarás durante 12 horas y tendrás una ventana de 12 horas para comer. El ayuno por días también existe y podemos encontrar el 24h, ayuno de varios días o incluso 4/3 ó 5/2 (comer normal durante cuatro días y ayunar tres, por ejemplo).

De entre todas las variedades está también el ayuno de 16 horas (y se come durante ocho) que puede ser una opción más, válida para aquellas personas que les pueda resultar útil, fácil de aplicar, cómodo y que no tengan ningún tipo de contraindicación. Pero, como siempre, hay que personalizar mucho esta estrategia, valorar su aplicación y tener especial cuidado los siguiente colectivos, tal como indica Adriana Oroz Lacunza Nutrición & Dietética:

- Aquellas personas con un trastorno de la conducta alimentaria (TCA) (miedo a comer, bulimia, anorexia, ortorexia, trastorno por atracón...).

- ... con una mala relación con la alimentación y con el peso con ciclos de restricción-atracón.

- ... en etapas de crecimiento y desarrollo con alta demanda energética y nutricional (embarazo, lactancia, niños y adolescentes).

- ... con presencia de patologías (diabetes tipo 1 o riesgo de hipoglucemias, patología tiroidea mal controlada, gastritis, ulceras, reflujo gastroesofágico, hernia de hiato, problemas renales...)

- ... con un estado de malnutrición o bajo peso.

- ... que practican deportes de resistencia o fase de aumento de masa muscular (necesita supervisión).

La dietista-nutricionista Adriana Oroz asegura que este ayuno no es ni mejor ni peor que otros, simplemente puede ser una opción de ayuno a aplicar, «siempre y cuando la persona se sienta cómoda y vea factible la práctica de esta».

Mitos del ayuno intermitente
Aunque se obtienen resultados, el ayuno intermitente goza de una fama que en muchas ocasiones no es cierta... «En la mayoría de los casos es vista como una herramienta para la pérdida de peso donde se descuida la calidad de la alimentación. También se aplica mal; dejan de comer durante unas horas y después comen cualquier cosa y en cantidades altas, se aplica cómo autocastigo o método compensatorio tras excesos derivados de la alimentación, se suele quitar comidas ('ya no ceno') y no se tiene en cuenta la ingesta energética total del día e incluso se descuidan o no se tienen en cuenta otros hábitos importantes para la salud cómo el descanso, exposición solar, hidratación, actividad física…etc.», indica la experta en nutrición.

Hay que tener cuidado con esta estrategia porque es nueva y existe una carencia generalizada en cuanto a educación nutricional en hábitos y conductas saludables la población. Requiere de educación y personalización y por ello no es aplicable para todo el mundo.

Tal como indica Adriana Oroz, no sirve de nada hacer ayuno intermitente si...

- No te ves capaz de mantenerlo a largo plazo (dieta de choque).

- No cuidas la calidad de tu alimentación y comes comida basura.

- No cuidas tu ingesta energética y nutricional.

- Si no haces deporte y tienes un estilo de vida sedentario, hacer ejercicio te ayudará más.

- Si no tienes una buena calidad de descanso, dormir bien te aportará más beneficios.

Hay que tomarse al pie de la letra el consejo de Adriana Oroz para triunfar en nuestros hábitos alimenticios, aunque es aplicable a cualquier otro ámbito de la vida: «Somos y seremos el resultado de nuestros hábitos, no de lo que hacemos durante un período concreto de tiempo».

Fuente: abc

Te puede interesar