Un anticuerpo usado contra el asma podría ponerle punto final a las alergias a los gatos

SALUD Por Julia VOSCO
N6OAXZPHIFHY7GZF66JXD4AB2Y

Contrariamente a la creencia popular, la caspa y la saliva de los gatos, en lugar de su pelaje, están detrás de la mayoría de las alergias a los gatos. La mejor manera de minimizar los síntomas es evitar el contacto con estas mascotas, pero igualmente no hay garantías... hasta ahora.

Cuando se producen alergias, las células inmunes producen “alarmas” químicas que generan inflamación y otros síntomas. Al suprimir la señal de peligro, sería posible mejorar la inmunoterapia.

Lisa Wheatley, alergista del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU, probó que agregar anticuerpos hechos en laboratorio a las vacunas contra la alergia puede preparar mejor el sistema inmunológico contra las alergias a los gatos. La terapia combinada también redujo los síntomas de alergia durante un año después de suspender el tratamiento, encuentra un estudio reciente.

El trabajo se realizó para ver si los investigadores podían mejorar la terapia de alergia al reducir la cantidad de tiempo que se necesitaban inyecciones y al mismo tiempo brindar a los pacientes un alivio duradero. El equipo también esperaba comprender mejor cómo funciona la inmunoterapia.

Cuando las alergias atacan, algunas células inmunes producen sustancias químicas de alarma que desencadenan la inflamación y otros síntomas. “Si pudiéramos amortiguar la señalización que dice ‘peligro’, tal vez podríamos mejorar la inmunoterapia”, plantea Wheatley.

Ella y sus colegas usaron un anticuerpo monoclonal llamado tezepelumab para bloquear uno de esos químicos de alarma, conocido como linfopoyetina del estroma tímico, o TSLP. El anticuerpo se ha utilizado como tratamiento para el asma, por lo que los investigadores ya sabían que generalmente es seguro.

Si bien los resultados son alentadores, no está claro que el tezepelumab funcione también para otras alergias, revela Edward Zoratti, alergólogo e inmunólogo del Hospital Henry Ford en Detroit que no participó en el estudio.

Las alergias a los gatos se desarrollan contra una sola proteína pegajosa llamada Fel d1 que se encuentra en la saliva de los gatos y en las escamas de células muertas de la piel, o caspa.

Se necesita mucha más investigación antes de que esta o cualquier otra terapia se agregue a las vacunas contra la alergia en el consultorio de un médico, dice, pero el estudio es importante para comprender cómo funcionan las terapias para la alergia. “Es un paso en una larga cadena que probablemente nos llevará a una terapia realmente útil en el futuro”, aclara.

Consejos para convivir con un gato cuando se es alérgico
Hay una serie de pautas médicas e higiénicas que pueden ser de utilidad para poder seguir viviendo con el gato e intentar mantener las alergias bajo control:

Aunque el gato odie el agua, lavarlo con regularidad (al menos dos veces a la semana) para reducir las concentraciones de la proteína, así como otros alérgenos como el polen o el polvo, que ser acumulan en su pelo.
Evitar que el gato colonice el dormitorio, aunque le encante acurrucarse entre las sábanas.
Usar purificadores de aire con filtros HEPA como una medida efectiva para disminuir la exposición al epitelio animal y pasar la aspiradora regularmente.
Utilizar almohadas, fundas, sábanas, edredones y colchones con un tamaño medio de poro para que no se conviertan en depósitos de las partículas del gato o recubrirlos con fundas a prueba de alérgenos.
Probar el uso de lociones tópicas que encapsulan los alérgenos, bajo recomendación de un especialista.

Fuente: TN


   

Te puede interesar