Descubren los motivos por los que algunas personas no bajan de peso a pesar de hacer ejercicio

DIETAS Por Olivia BIANCHI
PO74PLSDKVCZPJYAWWUFYQXIH4

Una buena jornada de ejercicios, si se acompaña de una alimentación equilibrada, garantiza buenos resultados para sostener una vida saludable. En la práctica, no parece ser tan fácil: cuánto más se entrena, el cuerpo se empecina en querer reponer lo que perdió y ningún plato light conforma la demanda que marca el organismo.

En un nuevo estudio publicado en Nature, un equipo internacional de científicos sugiere que la razón de sentir más hambre después de una sesión intensa de entrenamiento radica en parte en las acciones de una sola molécula producida después del ejercicio.

La molécula, que se encuentra en el torrente sanguíneo de ratones, humanos y caballos de carreras, apareció en una profusión mucho mayor después de los entrenamientos extenuantes que los fáciles, lo que sugiere que ejercitar duro podría ser una clave para controlar cuánto se come después.

Los estudios han demostrado que las personas que comienzan a hacer ejercicio sin controlar también su ingesta calórica generalmente bajan pocos o ningún kilo, y con el tiempo, hasta pueden aumentar de peso.

Muchos factores influyen en ese resultado, incluida la condición física actual de alguien, la masa corporal, la dieta, el género, la genética, la tasa metabólica e incluso el momento del ejercicio.

Algunos experimentos, aunque no todos, sugieren que las sesiones matutinas pueden quemar más grasa que los mismos esfuerzos hechos más tarde en el día.

El apetito también importa
Si se siente un hambre voraz en las horas posteriores a un entrenamiento, fácilmente se puede terminar consumiendo más calorías de las que se quemó. Pero lo que hace que se sienta hambre, o no, después de hacer ejercicio hasta ahora fue un misterio.

Durante décadas, los científicos han sabido que varias sustancias, como las hormonas leptina y grelina, viajan al cerebro y nos impulsan a estar más o menos interesados en comer.

Dieta y sueño
Los estudios muestran que el ejercicio altera los niveles de estas sustancias, pero también lo hacen la dieta y los hábitos de sueño. Algunos investigadores comenzaron a preguntarse si podría haber algún tipo de reacción específica del ejercicio que influya en el apetito.

Así que los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, el Baylor College of Medicine, la Universidad de Copenhague y otras instituciones utilizaron técnicas recientemente desarrolladas para buscar esas moléculas que aparecieron en mayor número en el torrente sanguíneo después del ejercicio.

“Los resultados son fascinantes y agregan una nueva dimensión a nuestro pensamiento sobre el ejercicio y la regulación del peso corporal”, dijo Richard Palmiter, profesor de Bioquímica en la Universidad de Washington en Seattle y experto en neurobiología del comportamiento que no formó parte del nuevo estudio.

“Siempre supimos que nuestro menú actual de moléculas que parecen regular el apetito y la ingesta de alimentos, como la leptina, la grelina, etcétera, estaba incompleto y esta nueva molécula de metabolito / señalización es una adición potencialmente importante a esa lista”, reconoce Barry Braun, director ejecutivo del Laboratorio de Investigación Clínica de Rendimiento Humano de la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins que estudia el ejercicio y el control de peso.

“Lo que dicen los datos es que la intensidad importa para el ejercicio y el control del apetito”, concluyeron.

Fuente: TN

Te puede interesar