Pasar mucho tiempo sentadas aumenta el riesgo de muerte por causa cardiovascular en mujeres de más de 50 años

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Ivana ALFARO
GOSEHTI2YFERBEWYQJ5GUH7M5Y

Un estudio que asegura que existe una relación directamente proporcional entre ciertos hábitos nocivos y la mortalidad cardiovascular en mujeres mayores de más de 50 años arrojó que uno de los mayores problemas es el sedentarismo, según se indicó en una reciente publicación en la Revista Española de Cardiología (REC).

La investigación revela que los tres factores externos (y por tanto modificables) que inciden en mayor medida en el riesgo de mortalidad cardiovascular en mujeres en edad menopáusica son, en orden de importancia:

la inactividad.
el tabaco.
la insuficiente ingesta de verduras
De esta forma, se estipula que es tres veces más probable la muerte cardiovascular entre aquellas mujeres cuya jornada se basa en el reposo frente a las que en su día a día realizan actividades que tienen cierto esfuerzo físico, por mínimo que sea.

Realizar alguna actividad, no fumar y consumir verduras
El doctor Vicente Bertomeu-González, uno de los autores del estudio reveló en diálogo con EFE Salud, que el deporte es importante, pero tener una rutina diaria en la que la persona haga algo más que meramente quedarse sentada, es más trascendente que ir al gimnasio dos veces por semana.

Además del estudio se desprendió que el segundo factor que incrementa en mayor medida el riesgo de muerte cardiovascular en mujeres en el rango de edad indicado es el tabaco y las mujeres fumadoras tienen un 81,6% más de probabilidad de morir por esta causa que las que nunca hayan fumado.

“El estudio ha llegado a la conclusión de que la probabilidad de morir por problemas cardiovasculares es ocho veces superior a la de no consumir la ración mínima de verduras recomendada”, aseguró el cardiólogo, quien recomendó el consumo de vegetales frescos más de tres veces por semana.

También existen factores no modificables
Bertomeu-González señaló que, además de la edad, hay factores que también pueden incidir en la salud cardiovascular como son la hipertensión arterial, el azúcar o el colesterol.

Por eso el estudio contempló el seguimiento de 5.953 mujeres entre 50 y 103 años con diferentes patologías, como son la hipertensión arterial (padecida por un 42% de las participantes), la hipercolesterolemia (34%) y la diabetes (14%).

“Se sabe desde hace años que estos factores modificables inciden en el funcionamiento del corazón, lo que se desconocía era el peso que realmente tenían”, indicó el cardiólogo.

La consecuencia de este tipo de hábitos diarios es lo que se conoce como arterioesclerosis, el endurecimiento y obstrucción de las arterias del sistema circulatorio, que es la causante de los ictus e infartos, entre otras cosas.

En el caso de no haber sufrido un infarto o ictus, se puede mantener la viabilidad del sistema circulatorio para evitar que se llegue a desarrollar, es decir, que se puede prevenir siempre que se empiece a tiempo, según indicó el especialista.

Fuente: TN

Te puede interesar