¿Por qué el consumo de café de prensa francesa puede aumentar el colesterol?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Juana BLANCO
7YDVD76AXJAATAP42YULXJJHZE

Entre su sabor intenso, su aroma y su cómodo proceso de preparación, no es de extrañar la popularidad del café de prensa francesa. Incluso el proceso de preparación es un acto de conciencia que mejora la experiencia del café matutino mucho antes del primer sorbo. Pero, ¿podría aumentar el colesterol?

El proceso de preparación del café de este tipo puede ser muy particular en lo que se refiere a las proporciones y la temperatura del agua, pero básicamente el proceso es el siguiente: se añaden los granos de café molidos a la cafetera, se vierte el agua caliente, se deja reposar y se sumerge el filtro metálico para colar los posos. Se sirve el café y ya está.

Si te preguntás cómo es posible que este proceso aumente tu colesterol, entremos en materia. “Sin el uso de filtros de papel, se utiliza un émbolo de filtro de malla para presionar los posos del café hasta el fondo de la jarra y se vierte el líquido restante y se consume”, explicó a HuffPost Emma Laing, directora de dietética de la Universidad de Georgia y portavoz nacional de la Academia de Nutrición y Dietética. “Esto es lo que le da al producto final ese sabor atrevido”. ¿El costo? Las investigaciones sugieren que el café sin filtrar puede elevar tus niveles de colesterol LDL (malo), la sustancia cerosa y grasa que puede causar la acumulación de placas en las arterias.

La relación entre el café y el colesterol

El café, en sí, no es una fuente de colesterol en la dieta; los materiales aceitosos que se liberan de los granos durante el remojo, conocidos como diterpenos, se han relacionado con el aumento del colesterol en la sangre cuando se consume en grandes cantidades (seis tazas o más al día, según una revisión de 2022 publicada en la revista de cardiología Open Heart).

Los filtros de café de papel utilizados en otros métodos de preparación suelen atrapar los diterpenos y evitar que acaben en el café. Debido a que el café de prensa francesa no está filtrado, contiene significativamente más diterpenos que los cafés filtrados tradicionalmente o los instantáneos. “La concentración de cafestol, un tipo de diterpeno, en el café de prensa francesa es unas 300 veces mayor que en el café filtrado de papel”, afirmó Robert Fishberg, cardiólogo certificado por la junta directiva de Atlantic Health System, con sede en Nueva Jersey.

El descafeinado y los niveles de tueste tienen poco efecto sobre las concentraciones de diterpenos. “En general, cuanto más alta es la temperatura y más tiempo se sumergen los granos de café en el agua sin filtrar, más aceites se liberan en la infusión final”, remarcó Laing.

El mecanismo real por el que los diterpenos aumentan el colesterol no está claro. Una posibilidad es que aumenten los niveles de la proteína de transferencia de ésteres de colesterol, conocida como CTEP, según Fishberg, que influye en el modo en que el organismo metaboliza el colesterol. Los niveles bajos de CTEP favorecen la formación de colesterol HDL (bueno), mientras que los niveles altos pueden aumentar la producción de colesterol LDL (malo).

Los diterpenos también pueden afectar a dos receptores nucleares (una clase de proteínas que se encuentran en las células), llamados FXR y PXR, que desempeñan un papel en el mantenimiento del equilibrio de los niveles de colesterol.

Sin embargo, es necesario investigar mucho más. “Es importante señalar que todos los estudios que analizan la prensa francesa tenían tamaños de muestra relativamente pequeños y sólo documentaban los niveles de colesterol más altos”, dijo Fishberg. Y los niveles de colesterol más elevados se indicaron después de beber bastante café de prensa: entre cinco y nueve tazas diarias, o más. Tampoco hubo estudios de resultados, lo que significa que los estudios muestran correlaciones, pero no pueden probar la causa y el efecto o definir las intervenciones que abordan el problema.

Qué se desprende de estos estudios

“Hay consideraciones importantes a la hora de evaluar los resultados de los estudios sobre el café de prensa francesa y el colesterol”, aseveró Laing. “Entre ellas se encuentran las variaciones en el propio café (los niveles de diterpenos varían en función de la especie de café, el grado de tueste, el tamaño de las partículas de los granos de café molidos, el método de preparación y el tamaño de la porción), la salud y la demografía de las personas estudiadas, lo que deciden añadir a su café y el uso de medicamentos: los que reducen o aumentan el colesterol en sangre son de especial importancia.”

Aunque los diterpenos se han relacionado con niveles más altos de colesterol en la sangre, los estudios también han demostrado su potencial como efectos antiinflamatorios, anticancerígenos y antidiabéticos. “Se necesitan más investigaciones para demostrar estos efectos, pero es probable que los diterpenos y otros compuestos del café tengan múltiples efectos sobre la salud que se producen simultáneamente”, detalló Laing.

Cómo disfrutar del café a la vez que se minimizan los efectos sobre el colesterol

Esto depende de la cantidad de café de prensa francesa que se tome a diario y de lo que se le añada, si es que se le añade algo, para potenciar su sabor. “Para muchas personas, disfrutar del café como parte de un patrón general de alimentación equilibrada no debería elevar el colesterol, ni debería ser motivo de preocupación para la salud”, afirmó Laing. “Sin embargo, si agregás crema de leche, leche, mantequilla o aceite de coco a tu taza, tené en cuenta que estos ingredientes contienen grasas saturadas, que también pueden afectar a los niveles de colesterol LDL”.

Fishberg recomienda cambiar a un tueste oscuro, que tiene una menor concentración de diterpenos. Además, hay que considerar la posibilidad de limitar el número de tazas de café de prensa francesa al día o alternar con el café de goteo.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda que los adultos limiten su consumo de cafeína a 400 mg al día, es decir, unas cuatro tazas de café. “Hasta la fecha no se han publicado directrices sobre la cantidad de café filtrado o no filtrado que evitará problemas de salud, por lo que la cantidad más segura de café de prensa francesa depende en gran medida de cada persona”, afirmó Laing.

Beber de una a cuatro tazas de café al día no debería tener efectos negativos para la salud, según Laing. Sin embargo, las personas sensibles a la cafeína, que padecen una enfermedad cardíaca, que están embarazadas o que toman medicamentos que se sabe que alteran el colesterol sanguíneo deberían consumir menos.

Y si los niveles de colesterol LDL, por lo demás normales, son repentinamente altos después de un chequeo, el médico puede recomendar que se reduzca el consumo de café de prensa, además de otros cambios en el estilo de vida. “Controlar los niveles de colesterol en sangre con regularidad ayudará al médico a determinar si hay que hacer cambios en la dieta o en los patrones de actividad y si es necesario tomar medicamentos”, sostuvo la especialista.

Los aficionados a la cafetería que no estén dispuestos a modificar sus hábitos de consumo de café pueden buscar otras formas de mantener unos niveles saludables de colesterol en sangre, como asegurarse de que sus platos están llenos de frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras y grasas saludables, así como asegurarse de que hacen ejercicio con regularidad.

“Las personas con hipercolesterolemia familiar (un trastorno genético que causa colesterol alto) que tienen niveles muy altos de LDL pueden querer evitar el café de prensa francesa”, concluyó Fishberg. “Lo mismo ocurre con los pacientes con enfermedad coronaria con LDL alto, especialmente si son intolerantes a las estatinas”

Fuente: TN

Te puede interesar