Últimas publicaciones

Infecciones urinarias, un problema que afecta más a las mujeres

SALUD Ana COHEN
PHEAS6H555GWLID3UK5BHY6HNU

La infección urinaria constituye uno de los problemas de salud más frecuentes en nuestro país, potenciada por la falta de controles con profesionales. Algunos cuadros como dolor, ardor, y deseo de orinar frecuentemente pueden agravarse y volverse crónicos.

La ginecóloga alemana Mandy Mangler explicó en DPA que suelen afectar más a las mujeres, incluso varias veces al año. Dado que la infección irrita la mucosa de la vejiga, esta se vuelve menos flexible y hace que las ganas de orinar aparezcan más rápidamente.

Por eso, Mangler les recomendó a las mujeres -como una forma de evitar las infecciones urinarias- ir al baño a orinar inmediatamente después de tener relaciones sexuales. Esto se debe a que durante el sexo pueden ingresar a la vagina bacterias que luego causan una cistitis. Al orinar, se limpia la uretra.

“La anatomía de las mujeres es responsable de que se vean afectadas por las infecciones urinarias más que los hombres. Esto se debe a que la uretra, la vagina y el ano se encuentran muy cerca en la mujer, y la uretra femenina es corta, lo que facilita que las bacterias ingresen a la vejiga desde la región vaginal o anal, con las consecuencias incómodas que acarrea”, precisó.

“Habitualmente, los motivos de consulta suelen ser el ardor o el dolor al orinar, la sensación imperiosa y constante de orinar, orinar frecuentemente y en pequeñas cantidades o, al terminar de orinar, sentir que no se vació totalmente la vejiga. También son frecuentes el dolor abdominal o pelviano y la orina turbia, oscura, con olor fuerte o con sangre. Cuando la infección alcanza los riñones aparece el dolor de espalda, la fiebre elevada, y se pueden agregar náuseas y vómitos”, señaló Florencia Fulco, de la División Urología del Hospital de Clínicas.

En ese sentido, la especialista agregó: “En las mujeres, no es infrecuente la infección urinaria recurrente, que puede tener épocas de recrudecimiento con temporadas sin síntomas. Algunas personas tienen factores que los predisponen a contraer infecciones urinarias como la litiasis, la hiperplasia prostática benigna, una sonda vesical, el haber recibido antibióticos por otras causas en los días previos y el antecedente de haber tenido cirugías urológicas. También, los niños que nacen con malformaciones del árbol urinario o los pacientes inmunocomprometidos”.

Según especificó, el sistema urinario está conformado por un conjunto de órganos que se ocupan, primero, de depurar la sangre para eliminar sustancias tóxicas y, a continuación, de almacenar la orina hasta que llegue el momento socialmente correcto de expulsarla. Una infección urinaria es justamente una infección que puede afectar a cualquiera de esos órganos: los riñones, los uréteres, la vejiga o la uretra. De éstos, los más frecuentemente afectados son la uretra y la vejiga.

“El sistema genital está íntimamente relacionado con el sistema urinario, ya que algunas estructuras son compartidas, y por eso, cuando los gérmenes afectan a otras estructuras como los testículos o la próstata también hablamos de infección urinaria”, dijo.

Y aclaró: “Los gérmenes suelen ascender de manera retrógrada, es decir, desde el exterior a través de la uretra. La otra vía de acceso al aparato urinario que tienen los gérmenes es desde la sangre. Este tipo de infecciones es más rara, suele ser más grave y aparece en pacientes con antecedentes médicos”.

Según la especialista, los varones tienen dos picos de mayor incidencia: “Antes del año de vida, por las malformaciones del árbol urinario, y luego de los 50, por los problemas prostáticos. Las mujeres, en cambio, sufren más cantidad de infecciones entre los 18 y los 39 años, algo que está asociado al período de mayor actividad sexual. En mujeres, la tasa de recurrencia dentro de los primeros 6 meses de resuelta la infección es del 27% y un 2,7% sufrirá una segunda recurrencia”, aseveró.

Fuente: TN

Te puede interesar
Lo más visto