Las mujeres con endometriosis tienen casi un 35% más de riesgo de sufrir un ACV

SALUD Por Ana COHEN
EWGR3CCMBVESDBNJ6DHIW66F4I

Una nueva investigación científica, publicada en una revista de la American Stroke Association, pone en alerta a las mujeres, ginecólogos y obstetras. Es que, según los resultados, las mujeres con endometriosis tienen un 34% más de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) que aquellas sin la afección inflamatoria crónica.

Stacey Missmer, autora del estudio y profesora de Obstetricia, Ginecología y Biología Reproductiva en el Colegio de Medicina Humana de la Universidad Estatal de Michigan, señaló que el mayor riesgo de accidente cerebrovascular se relacionó con las mujeres que se sometieron a una histerectomía y/u ovariectomía (39%) y aquellas que recibieron terapia hormonal posmenopáusica (16%).

En ese sentido, la experta advirtió que los médicos deben estudiar en profundidad la salud de la mujer en su totalidad, “incluida la presión arterial elevada, el colesterol alto y otros factores de riesgo nuevos del ACV, y no solo los síntomas asociados específicamente con la endometriosis, como el dolor pélvico o la infertilidad”.

La endometriosis ocurre cuando un tejido similar al que recubre el útero o el endometrio crece fuera del útero, comúnmente en los ovarios, las trompas de Falopio, los intestinos o la vejiga. Esto puede causar un dolor extremo, a menudo sincronizado con el ciclo menstrual, así como infertilidad, ciclos menstruales extremadamente abundantes y problemas digestivos, entre otros efectos negativos.

Según los autores del estudio, los tratamientos que a menudo se usan para aliviar los síntomas, incluida la histerectomía (extirpación quirúrgica del útero) y/o la ooforectomía (extirpación quirúrgica de los ovarios) y la terapia hormonal posmenopáusica, representan la mayor proporción de riesgo de ACV entre las mujeres con endometriosis.

“Ha habido una investigación muy limitada sobre la endometriosis y el riesgo de accidente cerebrovascular”, dijo a Health otra de las autoras de la investigación, Leslie V. Farland, profesora asistente en el Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de Arizona.

Esa falta de investigación es lo que llevó a Farland y sus colegas a investigar cómo la endometriosis podría repercutir en el riesgo de ACV, especialmente porque investigaciones anteriores de su equipo “observaron una asociación entre la endometriosis y un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, como hipertensión, colesterol alto e infarto de miocardio”, especificó la experta.

Cómo fue el estudio sobre la relación entre endometriosis y ACV
Para la investigación, Farland y su equipo analizaron datos de 112.056 mujeres, de entre 25 y 42 años, que se inscribieron en el Estudio de Salud de Enfermeras II, una de las investigaciones más grandes sobre los factores de riesgo de las principales enfermedades crónicas en las mujeres. De ese total, 5.244 tenían endometriosis diagnosticada clínicamente.

Los investigadores estudiaron los datos recopilados cada dos años, durante un período de 28 años, en busca de otros factores de confusión o de riesgo de accidente cerebrovascular, como la ingesta de alcohol, el Índice de Masa Corporal (IMC), el uso de anticonceptivos orales y la dieta, entre otros factores. Entre todos los participantes, 893 mujeres sufrieron un derrame cerebral durante ese tiempo.

Los investigadores no encontraron un vínculo entre la endometriosis y el accidente cerebrovascular cuando se trataba de otros factores como la edad, los antecedentes de infertilidad, el IMC o el estado de la menopausia.

No está del todo claro por qué la endometriosis puede aumentar el riesgo de ACV y Farland aclaró que la investigación no exploró el motivo de la conexión, simplemente encontró un vínculo. “El estudio tampoco pudo analizar el riesgo de tener diferentes tipos de ACV, como ACV isquémico y ACV hemorrágico”, dijo.

“Presumimos que puede ser una combinación de inflamación, mayor riesgo de factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como hipertensión y colesterol alto, y posiblemente una menopausia más temprana, inducida por la cirugía ginecológica”, indicó.

Por último, concluyó: “Hay circunstancias en las que una histerectomía y/u ovariectomía es la mejor opción para una mujer. Sin embargo, también debemos asegurarnos de que las pacientes sean conscientes de los riesgos potenciales para la salud asociados con estos procedimientos”.

Fuente: TN

   

Te puede interesar