Vitamina A: dónde se encuentra y cuándo se produce

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Julia VOSCO
vitamina-a-kjlD--620x349@abc

La vitamina A, también llamada retinol o antixeroftálmica, es liposoluble, es decir que se disuelve en grasas o aceites y que no se elimina en la orina como lo hacen las vitaminas hidrosolubles. Esta vitamina se almacena en el hígado y la adquiere el cuerpo a través de la comida y es buena para la vista, el sistema inmunitario y la capacidad de reproducción. Además, aporta beneficios al corazón, los pulmones, los riñones y otros órganos. También interviene en la formación y funcionamiento de las células epiteliales.

A través de la alimentación encontramos dos tipos diferentes de vitamina A.

1. Preformada que está presente en productos de origen animal, como en el pescado, las vísceras (como el hígado), los productos lácteos y los huevos.

2. Carotenoides provitamina A que nuestro cuerpo la transforma en vitamina A, una vez que consumimos frutas, verduras y otros productos de origen vegetal. El más común en los alimentos y más conocido por todos es el betacaroteno, pero se conocen más de quinientos. En realidad, los carotenoides son los pigmentos de las plantas (tintes).

La vitamina A tiene una labor muy importante en la piel e interfiere mucho en el acné, ya que un déficit de esta vitamina puede provocar su aparición. También es muy importante para tener una buena vista, ayuda también a la formación de la retina, de ahí que se conozca también como retinol.

Además, protege a nuestro organismo de coger enfermedades infecciosas, sobre todo del aparato respiratorio. El consumo de esta vitamina ayuda a las mucosas de nuestro cuerpo. También es una vitamina con una labor antioxidante y protege las células del daño causado por los radicales libres.

Dónde se encuentra la vitamina A
Como bien hemos dicho es una vitamina presente en multitud de alimentos y sobre todo si tenemos en cuenta que hay dos tipos diferentes de esta vitamina según lo que consumimos.

La vitamina A preformada que se encuentra en productos de origen animal, tiene el inconveniente de que muchos de los alimentos en los que está presente tienen mucho colesterol, así que hay que cuidar más su ingesta. Porque son ricos en vitamina A preformada el foie-gras y patés, mantequilla, margarina, nata e hígado de vacuno y otras vísceras. También puedes encontrarlo en el pescado como el salmón y los arenques y en la leche entera y otros derivados.

Un consumo excesivo de vitamina A preformada (sobre todo por vía de suplementos o ciertos medicamentos) puede causar dolores de cabeza intensos, visión borrosa, náuseas, mareos, dolores musculares y problemas de coordinación. Si esto ocurre cuando una mujer está embarazada podría ocasionar defectos congénitos en su bebé.

Por el contrario, el consumo excesivo de carotenoides provitamina A puede hacer que la piel de esa persona presente un color amarillo-anaranjado, que desaparece en cuanto consume menos betacaroteno.

Este tipo de vitamina A lo podemos encontrar en hortalizas de hoja verde (grelos, espinacas, acelgas), frutas, sobre todo las verdes, naranjas y amarillas como el melón, el albaricoque o el mango y en verduras como el brócoli, zanahoria o calabacín.

En cuanto al consumo diario de vitamina A preformada, varía mucho según la edad de la persona.

Desde el nacimiento hasta un niño de 3 años 600 mcg/día; niños de 4 a 8 años, 900 mcg; niños de 9 a 13 años, 1700 mcg/día; adolescentes de 14 a 18 años 2.800 mcg/día y adultos de 19 años en adelante 3.000 mcg/día.

Déficit de vitamina A
Antes hemos hablado de qué ocurre si hay un exceso de consumo de vitamina A, pero una ingesta deficitaria de esta vitamina también produce problemas graves en la salud de las personas, principalmente niños. Se estima que la deficiencia de vitamina A afecta a un tercio de los niños menores de cinco años en todo el mundo. De hecho, es una importante causa de mortalidad infantil y muchos menores de cinco años se quedan ciegos por falta de esta vitamina en su organismo, sobre todo en el sudeste asiático y África.

En adultos, una de las manifestaciones más tempranas y concretas de esta carencia de vitamina A es cuando la persona padece una visión alterada, en particular cuando padecen la ceguera nocturna reducida.

Fuente: abc

Te puede interesar