Semana de la No Dulzura: proponen reeducar el paladar y repensar las costumbres

NUTRICIÓN Por Juana BLANCO
LFOMLT3DYMPXFIZNEGANIOG3BU

Desde lunes 25 y hasta el domingo 31 de julio, se celebra en la Argentina la cuarta edición de la “Semana de la No dulzura”, una campaña de bien público impulsada por distintos actores de la sociedad civil con el propósito de generar conciencia sobre la importancia de moderar el consumo de azúcar y promover una mejor educación alimentaria para prevenir enfermedades crónicas no transmisibles.

La campaña de este año se propone complementar la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos, promulgada en noviembre de 2021 y reglamentada en marzo de 2022, con mayor educación y concientización pública.

La nueva ley aportará a los consumidores información clara, oportuna y veraz sobre el valor nutricional de los alimentos y, entre otras cosas, publicará el azúcar que hoy se esconde entre más de 50 nombres diferentes.

“En la Argentina, consumimos 115 gramos de azúcar diarios por habitante, el triple de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, que es de 50 gramos como límite firme. El azúcar es un ingrediente barato para las industrias y aporta más sabor a los productos, pero no es saludable para la población. Favorece la obesidad y otras enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes tipo 2, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y enfermedades cerebrovasculares, que en su conjunto constituyen la primera causa de muerte en el país”, señaló Luciana Paduano, nutricionista miembro de AADYND (Asociación Argentina de Nutricionistas y Nutricionistas Dietistas)

El etiquetado es ley
Gracias a la nueva Ley de Etiquetado Frontal habrá sellos en la cara principal o frente de los envases, con una o más imágenes de advertencia, de los productos que presentan niveles excesivos de nutrientes críticos o valor energético.

La licenciada en nutrición Antonella Robledo Irigoyen (MP 2151), una de las impulsoras de la Semana De la No Dulzura, sostiene que “la nueva Ley de Etiquetado Frontal es importante para combatir la pandemia de la obesidad y empoderar al consumidor para que pueda tomar decisiones de compra mejor informadas”.

Para la experta, el problema no es el azúcar en sí mismo, sino su exceso, “porque la dosis hace al veneno”.

Más de la mitad de los productos que hoy están en las góndolas contienen azúcar, la cual está presente en productos impensados como por ejemplo pastas de dientes, pan de molde, salsas, aderezos, pizzas congeladas, entre otros.

Próximamente, un octógono negro indicará los productos que contengan azúcar en exceso, lo cual es importante porque está presente en mayores proporciones a las que pensamos e identificada muchas veces con nombres o siglas de difícil reconocimiento como jarabe de maíz o JMAF, fructosa, sacarosa, sirope de agave, dextrosa, melaza, panela, jarabe de glucosa, concentrado de fruta, etc.

Fuente; TN

   

Te puede interesar