No es necesario beber tres litros de agua al día si el cuerpo no te lo pide

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sandra Palacios
hidratarse-kzaF--620x349@abc

Acordarse de beber agua a lo largo del día puede parecer una tarea fácil, pero la realidad es que es algo que se nos olvida contínuamente. En esta época del año es más importante todavía estar hidratados y hay algunos trucos para conseguirlo.

La nutricionista Nuria Doce subraya que el agua siempre tiene que ser la base de nuestra hidratación. No obstante, cada persona necesitará ingerir una cantidad de agua distinta, pues aspectos como el metabolismo, las condiciones ambientales y el grado de actividad van a influir en ello.

«Se puede partir de la base de beber entre uno y dos litros, más lo que obtenemos a través de la comida», sugiere Doce. Al final se trata de evitar llegar a tener sed y no contemplar ningún síntoma de desidratación: piel y mucosas secas, dolor de cabeza, cansancio, sed continuada…

«Mi frase es 'escucha tu cuerpo' y si hoy te pide tres litros y mañana 1,5, está bien», comparte la nutricionista. Siempre hay que ingerir un mínimo, eso sí, y tener en cuenta que habrá que beber mayor cantidad de agua en los días de más calor. «En el caso del deporte sería necesario cuando es una actividad intensa y excede la hora de duración. Entonces no se recomienda beber solo agua, ya que no se estaría reponiendo el sodio perdido, por lo que sería necesario una bebida isotónica (no muy azucarada)».

Doce recomienda beber pequeños sorbos de agua a lo largo del día y no hacerlo pocas veces pero en largos tragos. «Cuando bebemos al final de la jornada, el cuerpo ya lleva todo el día funcionando (sobreviviendo) sin agua». Por lo que hay que estar alerta, ya que la sed es un síntoma de deshidratación y nos estaría avisando de que nuestro cuerpo necesita agua.

Fátima Japón, nutricionista deportiva, aconseja que nos fijemos en el color de nuestra orina para saber si debemos beber más agua. Si la orina sale con un color claro y no huele, significa que estamos bien hidratados, mientras que si está oscura debemos beber más agua.

Esta nutricionista encuentra mucha gente en consulta que no se hidrata con agua, sino con refrescos, zumos u otras bebidas azucaradas. «La mejor bebida para hidratarnos, sin duda, es el agua». Además añade que no debemos evitar estas bebidas por sus calorías, sino porque no son saludables. Por lo que insiste en evitar refrescos, zumos y batidos azucarados. «Siempre recomiendo beber agua, pero podemos aromatizarla con alguna fruta como limón, lima o menta», indica Japón.

Por su parte, Doce menciona otras bebidas saludables que podemos incluir en nuestra dieta: agua con gas, agua de coco, infusiones y café solo. «También podemos aprovechar la fruta que se va a poner mala para trocear y congelar y así tenerla lista siempre para hacer helados o bebidas de sabores».

Así, helados de fruta triturada con agua, leche o bebida vegetal (endulzando en cantidades pequeñas si es necesario), hielos de frutas o café para darle sabor al agua, son algunas ideas que harán que nos cueste menos trabajo hidratarnos.

Hay que saber que el agua se encuentra en todos los alimentos, excepto en los aceites y grasas. Por lo que, en general, los alimentos nos aportan un 20% del agua total ingerido a lo largo del día, destacando la fruta y la verdura.

Alimentos que hidratan
Sandía
Melón
Fresa
Pepino
Calabacín
Tomate
Apio
Rábano
Pimiento
Espárrago
Lechuga, escarola, espinaca, berro y endivia
Berenjena
Champiñones
Acelga y canónigos
Col
Lombarda
Calabaza

Doce insta a que no consideremos el beber agua como una obligación, ya que es un nutriente fundamental para el funcionamiento de nuestro organismo. Además recuerda que «tirar de bebidas azucaradas o con alcohol en momentos de mucha sed o deshidratación, hará que el efecto de deshidratación sea mayor».

Fuente: abc

Te puede interesar