¿Por qué lo que comemos puede darnos dolor de cabeza?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Alice Callahan
2BOBBYTXM5GVJCKDC2BWJUAFUA

Es común que las personas sientan dolor de cabeza después de comer ciertos alimentos, entre ellos los que tienen alto contenido de azúcar o carbohidratos refinados, como en el caso de una porción de torta de chocolate.

“Las personas que tienen migrañas suelen informar sobre estos desencadenantes alimentarios”, dijo el Dr. Peter Goadsby, profesor de neurología en el King’s College de Londres y la Universidad de California en Los Ángeles

“A diferencia de los dolores de cabeza de tipo tensional más comunes, los dolores por migraña, que afectan aproximadamente al 18% de las mujeres y al 6% de los hombres cada año en los Estados Unidos, son mucho más debilitantes”, comentó la neuróloga Rashmi Halker.

Singh es profesor asociado de neurología y especialista en medicina del dolor de cabeza en la Clínica Mayo en Scottsdale, Arizona. Para el especialista, las personas con migraña tienen episodios recurrentes de dolores de cabeza moderados o intensos, “a menudo acompañados de síntomas como náuseas o sensibilidad a la luz, que pueden interferir con las actividades normales”. “Muchas personas no se dan cuenta de que los dolores de cabeza que tienen son en realidad migrañas”, agregó.

Estudios publicados en 2018, dan cuenta de que casi el 30% de los pacientes consultados, informaron que ciertos alimentos o hábitos alimenticios desencadenaron sus dolores de cabeza. Pero investigaciones recientes del Dr. Goadsby sugieren que lo más probable es que no sean los alimentos los que causen migrañas, sino que son las migrañas las que hacen que las personas coman ciertos alimentos. Y la evidencia de esta explicación contraria a la intuición puede estar en el cerebro.

“Durante la etapa inicial de un ataque de migraña llamada fase premonitoria o prodrómica, que puede comenzar unas pocas horas o días antes de que llegue la fase de dolor de cabeza, las personas pueden experimentar síntomas como fatiga, confusión mental, cambios de humor, sensibilidad a la luz, rigidez muscular, bostezos y aumento de la micción”, dijo el Dr. Goadsby y agregó: “Los estudios de imágenes cerebrales han demostrado que el hipotálamo, una región del cerebro que regula el hambre, se activa, lo que hace que las personas deseen y coman ciertos alimentos”.

Para el Dr. Goadsby., lo que una persona busca suele ser rico en carbohidratos y muy sabroso, “aunque el alimento exacto varía de una persona a otra”.

“Después de haber satisfecho su antojo, arranca la fase de dolor de cabeza de la migraña. Es natural que las personas se pregunten si algo que comieron contribuyó al dolor”, sostuvo el Dr. Halker Singh. “A veces la gente viene y me dice: ‘Comí un poco de chocolate y al rato empezó mi ataque de migraña’”, contó. Situación que los llevó a suponer que el chocolate en sí mismo provocó el dolor de cabeza.

El chocolate es uno de los desencadenantes alimentarios de las migrañas más reportados, pero en una revisión de estudios publicada en la revista Nutrients en 2020, los investigadores concluyeron que no había suficiente evidencia para decir que el chocolate puede causar migrañas. En el escenario anterior, dijo el Dr. Goadsby, la persona probablemente habría tenido dolor de cabeza, ya sea que comiera el chocolate o no. “Entonces, si tiene antojo de una golosina durante las primeras etapas de un dolor de cabeza, está bien disfrutarlo”, reflexionó el experto.

“Si paulatinamente una persona tiene antojos de alimentos antes de los dolores de cabeza por migraña, es una buena idea tomar nota de ellos, junto con otros síntomas de la fase pródromo, para que pueda prepararse para lo que viene. Puede usar ese tiempo para encontrar su medicamento para la migraña y optar por acostarse temprano, por ejemplo, en lugar de salir a tomar algo”, dijo el Dr. Goadsby. “Si las personas comprenden mejor su trastorno, pueden ajustar lo que van a hacer para no exponerse a un choque”, agregó.

Margaret Slavin, profesora asociada de estudios de nutrición y alimentos en la Universidad George Mason, dijo que los alimentos con alto contenido de azúcar o carbohidratos refinados también pueden hacer que aumente el nivel de azúcar en la sangre, lo que lleva a “una respuesta de insulina descomunal”. La insulina ayuda a normalizar el nivel de azúcar en la sangre, pero demasiada insulina puede sobrepasar el objetivo y provocar un nivel bajo de azúcar en la sangre. Esta condición se llama hipoglucemia reactiva, y uno de sus síntomas es el dolor de cabeza, junto con sentirse débil, tembloroso, cansado y mareado.

“Para las personas que tienen migrañas, también es posible que seguir regularmente una dieta alta en azúcar refinada y carbohidratos procesados pueda aumentar los niveles de inflamación en su cuerpo y hacerlos más susceptibles a los ataques”, contó el Dr. Slavin y dijo: “Dado que la investigación sobre el vínculo entre la dieta y el dolor de cabeza es limitada, no hay suficiente evidencia para recomendar dietas específicas que prevengan las migrañas”.

Saltarse comidas y ayunar también son desencadenantes de la migraña, por lo que la Dra. Halker Singh aconseja a sus pacientes que coman comidas nutritivas con regularidad además de dormir lo suficiente, hacer ejercicio con regularidad y controlar el estrés.

“Ha habido un progreso significativo en la comprensión y el tratamiento de las migrañas en los últimos años”, añadió el Dr. Halker Singh. “Hay una explosión de nuevos tratamientos en este campo y tenemos muchas esperanzas que ofrecer a la gente”, dijo.

“Si siente que tiene problemas significativos debido a un dolor de cabeza, relacionado con el azúcar o no, creo que probablemente debería considerar ser evaluado”, remarcó el médico.

Fuente: La Nacion

Te puede interesar