Estudiantes jujeños diseñaron lentes con impresoras 3D para la rehabilitación visual infantil

TECNOLOGÍA Por Carola LEVI
3GFR7QTSIFAVRHMOH7JH2WC32U

Tres estudiantes jujeños de ingeniería diseñaron lentes con impresoras 3D que ayudan a estimular la rehabilitación visual y contrarrestan el estrabismo en chicos. Los niños que comenzaron a usarlos los rebautizaron con el nombre de “Wallie” por el robot de la película de Disney que reflexiona sobre el cuidado del planeta y tiene ojos que se asemejan al dispositivo.

Elber Leonel Chaile, Daniel Omar Tolaba y Rodrigo Agustín Impa, alumnos de la carrera de ingeniería industrial de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu), conformaron el colectivo Tecnología e Innovación con Compromiso Humanitario (TICH) y bajo esa premisa desarrollaron los lentes que denominaron “Visión”, aunque luego adoptaron el nombre que le colocaron sus usuarios.

Los dispositivos fueron probados con buenos resultados en bebés, chicos y hasta adolescentes de 13 años que asisten a la Asociación Todos Juntos, ubicada en la capital jujeña y que trabaja desde hace más de tres décadas en la contención de personas con síndrome de Down y brinda estimulación temprana a recién nacidos, además de alentar la inclusión escolar y laboral en el caso de los más grandes.

Cómo son los anteojos Wallie
Su particularidad es que permiten el tapado total de un ojo y facilitan el trabajo de la visión media, también estimulan el ojo desviado y se utilizan previo a una posible operación o a acceder a anteojos con aumentos, explicaron sus diseñadores.

Por otro lado, al haberse confeccionado con material 3D se presentan con encastres, con partes intercambiables, lo que resulta una ventaja en caso de rotura o pérdida.

Además, pueden adaptarse a distintas características faciales, son económicos y de fácil acceso y tienen un uso terapéutico para personas con estrabismo y para estimular el resto visual.

Sobre el estrabismo
El estrabismo es un trastorno por el cual los dos ojos no se alinean en la misma dirección, por lo que no miran el mismo objeto al mismo tiempo, y se lo conoce también como ojos bizcos, una desviación que puede tener un origen genético o neurológico.

“Los lentes para tratar el estrabismo están realizados en un ciento por ciento con material 3D y pensados para estimular la rehabilitación visual”, dijo Chaile, en diálogo con Télam, sobre el dispositivo que comenzó a idearse en 2021 mientras cursaban la cátedra Diseño Industrial I y II.

Tras tomar contacto con la Asociación Todos Juntos, los jóvenes comenzaron a idear los lentes. “Tomamos el desafío de generar respuestas que fueron planteadas por la institución civil y así incursionamos en el diseño de múltiples bocetos y maquetas” en medio de las restricciones por la pandemia de coronavirus, lo que hizo “más difícil entrevistar a los beneficiarios”, contó Chaile.

El estudiante de 28 años afirmó que el material utilizado fue bien aceptado “debido a que para tratar la problemática los profesionales utilizaban soluciones caseras con tubos u otros elementos”.

Impa, por su parte, sostuvo que la iniciativa nació con “un fin solidario y mantiene esa premisa con la perspectiva de perfeccionar mucho más el producto de uso profesional”.

“Estos lentes no existen en el mercado, nosotros los creamos desde cero”, contó sobre los dispositivos que se diferencian de los anteojos de cristales que solo pueden usarse para la situación particular de una persona y son más caros.

Antes de desarrollar el proyecto, los estudiantes conversaron con profesionales que tratan el estrabismo y visitaron a personas que lo padecen para entender sus necesidades y mejorar el diseño de los prototipos.

“El producto es innovador, tiene recursos para la corrección del estrabismo y no se fabrica en el país”, dijo Impa, que detalló que se regulan “en 360 grados a través de los agujeros estenopeicos (un instrumento de diagnóstico en oftalmología y optometría), lo que hace que se pueda tratar esa patología en sus diferentes grados y para chicos de distintas edades”.

“Nos gusta muchísimo que los conocimientos adquiridos en la facultad sirvan para satisfacer las necesidades de las personas”, remarcó el estudiante.

Con miras al futuro, los tres diseñadores se plantearon llegar a la mayor cantidad de organismos que tratan la corrección del estrabismo para facilitar el acceso al dispositivo, lo que ven como “una retribución a la sociedad de nuestro paso por la universidad”.

Fuente: TN

Te puede interesar