Cuáles son los conflictos inesperados en el buen dormir según la mayor experta en la regulación genética del sueño

NOTICIAS DE INTERÉS Por Flavia Tomaello
ZOS4GTHE7JFS7O4HKLXQG3TIZM

Phyllis Zee es líder reconocida en el campo del sueño, particularmente en el área de la ciencia y la medicina del ritmo circadiano. Es directora del Centro de Medicina Circadiana y del Sueño, Jefa de Medicina del Sueño en el Departamento de Neurología y Profesora de Neurología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago, Illinois.

Es el fundadora de la primera clínica de medicina circadiana de EE. UU. que brinda enfoques innovadores para diagnosticar y tratar a las personas con trastornos del ritmo circadiano del sueño y la vigilia. Su investigación se centra en los efectos de la edad sobre el sueño y los ritmos circadianos, la regulación genética de los trastornos circadianos del sueño y las intervenciones conductuales para mejorar el sueño y el rendimiento. Actualmente, su laboratorio está estudiando los efectos de las intervenciones basadas en el sueño circadiano, como el ejercicio, la luz brillante y los horarios de alimentación rápida, en las funciones cognitivas, cardiovasculares y metabólicas y su potencial para retrasar el envejecimiento cardiometabólico y la neurodegeneración.

 Su más reciente estudio reveló que quedarse dormido con la televisión o el resplandor de una luz intrusiva fuera de la ventana puede ser nefasta para el buen dormir. “La contaminación lumínica se cuela en horas nocturnas de muchas maneras, y las investigaciones demuestran que no es buena -relata en entrevista telefónica exclusiva para Infobae Phyllis Zee-, en particular para nuestra salud metabólica”.

-¿Cuáles son los efectos después de solo una noche de mal sueño?

-Para saberlo, con nuestro equipo diseñamos un pequeño estudio con 20 personas. Todos ellos pasaron la primera noche durmiendo en una habitación mayormente oscura. Luego, la segunda, la mitad de ellos durmieron en un espacio moderadamente bien iluminado. Con suficiente luz para que puedas ver tu camino, pero no bastante como para leer cómodamente. Mientras los sujetos dormían, realizamos algunas pruebas. Registramos ondas cerebrales, medimos la frecuencia cardíaca, incluso extrajimos sangre cada pocas horas. Luego, después de despertarse, los participantes recibieron una gran dosis de azúcar. Encontramos algunas diferencias claras. Los que dormían con luz tenían un ritmo cardíaco continuamente elevado en comparación con su primera noche en la habitación oscura. Y por la mañana, también tuvieron más problemas para que su nivel de azúcar en la sangre se normalizara.

-Es lo que llama un estado de resistencia a la insulina, ¿verdad?

-Así es, lo que puede llevar a muchas otras conclusiones. Lo que nos sorprendió fue que estos cambios fisiológicos ocurrieron a pesar de que el sueño real no se vio realmente perturbado. De hecho, la gente generalmente dijo que durmió bien. Es casi como el cerebro y el corazón sabían que las luces estaban encendidas, aunque el individuo estaba durmiendo.

-¿A qué otras conclusiones arribaron?

-Detectamos esta cantidad relativamente pequeña de luz que golpea los párpados no fue suficiente para suprimir la hormona melatonina, que es importante para dormir, pero parece que fue suficiente para cambiar el sistema nervioso a un estado más alerta y activado. No fue tan dramático, tan fuerte como estar despierto. Pero, por otro lado, no es algo que uno desea que eso suceda cuando está tratando de dormir bien por la noche. Es un ejemplo muy importante de cómo incluso la exposición a una luz relativamente tenue en nuestro entorno doméstico puede alterar nuestro ciclo de sueño y vigilia. Los científicos han aprendido mucho en las últimas décadas sobre el sistema de detección de luz del cuerpo y cómo la exposición inadecuada a la luz durante la noche puede ser dañina.

-Tiende a llevar a los animales a un estado proinflamatorio. Puede tener efectos profundos sobre el metabolismo y la función cardiovascular, entre otros. Pero este tipo de estudios del sueño pueden ser difíciles de realizar en humanos. Más allá de nuestro pequeño estudio, éste permite abonar la sospecha de que los efectos negativos se acrecentarán en cuanto podamos profundizar en estas investigaciones.

-La gente piensa que mientras se quedan dormidos no tiene efectos fisiológicos, pero eso no es cierto, según sus conclusiones.

-Claramente no. Si está expuesto de forma crónica a este tipo de cosas, aumentará el riesgo de enfermedades crónicas como resistencia a la insulina, diabetes y otros problemas cardiometabólicos. Por ejemplo, un estudio observacional de cinco años con más de 40 000 mujeres descubrió que tener una luz o un televisor encendidos mientras dormían estaba asociado con un mayor riesgo de aumentar más de 4,5 kilogramos. A esto se suma una frecuencia cardíaca alta, una mayor resistencia a la insulina y un desequilibrio en los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

-¿Que recomendaciones puede darnos para hacer frente a estos trastornos causados por la luz durante el sueño?

-Sería ideal apagar todas las luces antes de dormir, cerrar cortinas y persianas y usar una máscara para dormir si es posible. Si es posible, asegurarse de comenzar a atenuar las luces al menos una o dos horas antes de irse a la cama para preparar su entorno para dormir. Además, deberían estar prohibidas todas las luces azules como las de los teléfonos móviles.

-En muchos países se acomodan los husos horarios a los períodos de mayor iluminación. ¿Usted y su equipo han observado beneficios para la salud en este sentido?

-Muchos estudios científicos ya han demostrado que ver la luz por la mañana es esencial para la salud, y sin ella tenemos más cáncer, diabetes y obesidad. Para la mayoría de nosotros, además, despertarse en la oscuridad es difícil para nuestros relojes internos y nuestro sueño. En todo el mundo, se han extendido los debates y las decisiones de los especialistas se han inclinado por poner fin a los cambios de hora dos veces al año. Algunos horarios son mejores que otros, y configurar nuestros relojes de una manera que nos haga dormir menos durante todo el año sería malo para nuestra salud. Las consecuencias de este tipo de interrupción del sueño y de la luz son muy graves. El trabajo por turnos puede aumentar el riesgo de cáncer de por vida en un 70%. Jugar con el reloj en cantidades más pequeñas también es importante: los mejores números dicen que hacer que las personas se despierten una hora antes podría provocarnos entre un 10 y un 20 % más de cáncer. Esa es una gran desconexión entre la ciencia y la política que intenta mejorar la salud pública. En general, quienes estudiamos los ciclos cicardianos coincidmos en que la evidencia científica actualmente disponible indica que la instalación del horario estándar perenne (horario de invierno) es la mejor y más segura opción para la salud pública. Será más saludable que horario de verano en términos de sueño, función cardíaca, peso, cáncer riesgo y consumo de alcohol y tabaco.

-¿Podría resumirnos qué son los ciclos cicardianos que son su foco de investigación?

-Todos tenemos un reloj interno que produce ritmos circadianos, ritmos intrínsecos que marcan un tiempo de aproximadamente 24 horas. Los ciclos de luz y oscuridad no los impulsan; en cambio, estos ritmos se generan a nivel molecular. Este sistema de reloj circadiano existe en cada célula del cuerpo humano y está regulado por un mecanismo genético de reloj central. También hay más de 10 genes de reloj que residen en el núcleo de las células y producen proteínas que determinan si una persona es un “búho nocturno” o una “alondra matutina”. La rapidez con la que estas proteínas se degradan en el citoplasma determina si va a ser un búho o una alondra. Entonces, si es un búho, es porque su sistema genético de reloj se está demorando un poco más que el ciclo de 24 horas. Si ere una alondra probablemente su reloj vaya un poco más rápido. Por eso las alondras se levantan temprano, porque terminaron ese ciclo circadiano, ese ciclo molecular circadiano, un poco más rápido que la rotación de la tierra sobre su eje alrededor del sol.

-Su equipo desarrolló un análisis de sangre capaz identificar los tiempos precisos del reloj interno de las personas en comparación con el tiempo externo, ¿cuáles fueron las conclusiones?

-La prueba, llamada Time Signature, requiere solo dos extracciones de sangre. Anteriormente, las mediciones tan precisas requerían un proceso costoso y laborioso de tomar muestras cada hora durante casi todo un día. Este es un primer paso para proporcionar lo que yo llamo un biomarcador, un biomarcador basado en el tiempo, para el tiempo circadiano, y no es solo para el sueño. El análisis de sangre podría hacer avanzar la medicina personalizada y ayudar a los médicos a determinar el mejor momento del día para que una persona tome ciertos medicamentos, como para la presión arterial y otros que se dirigen a los genes del reloj. Podemos maximizar no solo la efectividad, sino también disminuir los efectos secundarios de los medicamentos.

Fuente: Infobae

Te puede interesar