Psicología del color: la forma en la que te definen los tonos que vistes

NOTICIAS DE INTERÉS Por Amlia Pinto
Psicologia-color-3-kox--620x349@abc

En psicología, cada color tiene un significado, por eso aquellos colores que llaman nuestra atención o los pigmentos que vestimos o pintamos en nuestra casa dicen mucho de nosotros.

La psicología del color es un campo que estudia lo que producen los colores en las emociones y en las conductas de la persona, y cada color va a tener un significado. Lara Ferreiro, experta en psicología, explica que es muy interesante descifrarlo porque es algo muy utilizado en márketing, por ejemplo.

«Cuando se trata de color, especialmente en marketing, el 93% de la gente va a comprar un producto fijándose en ello. Se habla incluso de que el subconsciente en pocos segundos ya sabe si lo va a comprar en función de si le gusta o no el color.

De igual manera, la ropa que nos ponemos en la mayoría de ocasiones define cómo nos sentimos en ese momento», cuenta la experta en psicología.

En psicología, tal como dice Lara Ferreiro, el color se asocia a las emociones de las personas y es la manera de influenciar en el estado físico y mental. Por ejemplo, se ha demostrado que el rojo aumenta el ritmo cardíaco y a su vez provoca adrenalina. «Los colores cálidos, como el naranja, rojo o amarillo lo que hacen en algunas personas es suscitarles emociones como calidez o enfado, mientras que los colores fríos, como el verde o el azul, suelen dar sensación de calma pero también de tristeza y frialdad», indica la psicóloga de El Prado Psicólogos. Muchas personas se visten para transmitir esos conceptos en sí mismos o en sus hogares.

Qué significan los colores
Azul. Nos recuerda al mar y al cielo y nos transmite estabilidad, confianza y seguridad. «Aunque este color significa todo eso, también puede transmitir frialdad o lejanía, por lo que si un día te sientes así, es muy normal que recurras al azul», dice Lara Ferreiro.

Rojo. «Es uno de mis favoritos porque representa el calor, la llama o la fuerza, y está asociado a personas con mucha estimulación y valentía», dice la psicóloga. Se trata de un color muy poderoso que transmite garra, amor y seguridad, aunque también se asocia al peligro, tensión o sangre: «Aquellos que visten de rojo transmiten seguridad y fuerza, y grandes marcas lo usan».

Verde. Va asociado a personas «ecofriendly». Si lo llevas puesto transmitirás armonía y paz, y querrás dar a entender que vives la vida con mucha esperanza. También está vinculado a personas amigas de los animales. «Es un color que no suele relajar ni tranquilizar, aunque es muy interesante», apunta Lara Ferreiro.

Amarillo. «Simboliza la felicidad, y suelen llevarlo puesto personas felices, optimistas y con vitalidad. Tiene connotaciones muy positivas, aunque también significa que estas personas pueden engañar o mentir o que hay que tener cuidado con ellas», dice. Hay personas muy supersticiones que no usan el amarillo porque intuyen que trae mala suerte.

Naranja. Se trata de la combinación del rojo y amarillo, por lo que tendrá connotaciones de ambos. «Lo suelen usar personas muy cálidas con un punto desafiante, a las que le van los retos. Son personas que necesitan muchos estímulos», cuenta. Además, también se relaciona con personas con tendencia a la adición, que pueden vestir de naranja porque es un color muy estimulante. Se usa como sustituto del rojo porque no satura tanto.

Negro. «Aquellos que visten de negro suelen representar la elegancia y sofisticación, pero cuando se hace con estilo. Es un color que si se lleva siempre puesto puede dar la impresión de ser alguien triste, deprimido, frío y solitario. A veces puede generar desconfianza en quien siempre lo lleva y tiene un poder muy autoritario», explica Lara Ferreiro.

Blanco. Quienes lo llevan tienden a ser personas puras, claras y representan la inocencia, la simplicidad o la limpieza, aunque también tienen su connotación negativa. Al parecer, personas con trastorno obsesivo-compulsivo podrían vestir con frecuencia de blanco porque es un color que se mancha muy fácilmente y siempre hay que recurrir a otra prenda. «Conocí a un paciente que tenía 40 camisas blancas y 40 camisetas blancas, y se las iba cambiando constantemente. También este color define a personas que se agobian fácilmente y que necesitan amplitud», dice la profesional.

Violeta. Suelen recurrir a él personas sabias porque es un color muy arriesgado con poder y lujos. También está asociado a conceptos femeninos, igual que el rosa.

Rosa. Dice Lara Ferreiro que el rosa es un color que transmite calma, pero psicológicamente también es muy poderoso para el sexo femenino: «Está asociado a personas aniñadas o inmaduras, y grandes marcas como Barbie saben a qué público impresionar con este color».

Cabe destacar, según cuenta la profesional, que un mismo color puede tener muchos significados diferentes, dependiendo de valores como la educación o cultura, porque mientras que en Oriente el blanco significa la muerte, en Occidente es el negro el color del luto.

Los colores que nos definen
No solo el color nos define, sino que habría que sumar muchos otros factores. Indica Lara Ferreiro que hay que analizar, a parte de la ropa, cómo va esa persona vestida: «En mi terapia no solo puedo hacerme una idea de una persona por el color de la ropa que viste, también por su aspecto. En consulta a veces ha venido gente que viste siempre el negro, pero si a eso le sumas que trae el pelo sucio, la ropa sin lavar y cara de pocos amigos, puedo detectar que tiene un estado depresivo. Por eso hay que fijarse no solo en el color, sino en cómo lo lleva y en la apariencia en general. Si entre tanto negro hay puntos de color estaríamos hablando, en este caso, de alguien que entiende de moda y tiene su propio toque de glamour y sofisticación. Para hacer un examen de juicio hay que analizar un concepto mucho más amplio».

Vestir con colores apagados es sencillo y fácil porque no hay que pensar mucho en combinaciones. Te pones esos colores y vas a acertar seguro, por lo que se puede deducir que aquellos que recurren a los grises, marrones o negros son personas muy prácticas. Sin embargo, estos colores podrían estar diciéndonos el estado de ánimo de ese momento: «Podemos decir que las personas que visten con colores oscuros y apagados estarían en esos momentos pasando por una mala época. Si eso se prolonga a lo largo de los años se estaría hablando de que podrían percibir el mundo de una forma mucho más negativa porque con el negro no se deja entrar la felicidad en la vida», advierte.

«Yo siempre digo que las mujeres nos vestimos en función de nuestro estado de ánimo, por eso nuestras maletas son mucho más amplias que las de los hombres cuando nos vamos de viaje. Nos vamos a vestir en función de ese día (además de que tenemos más opciones)», concluye Lara Ferreiro.

Fuente: abc

Te puede interesar