Últimas publicaciones

Un alimento cotidiano derivado de la leche crea una adicción similar a la cocaína

ALIMENTACIÓN Y SALUD Carola LEVI
36WKLOSACJF3LI47DZFNNZTTVA

Según un estudio publicado por la U.S. National Library of Medicine donde se investigan los presuntos efectos adictivos que producen algunos alimentos y los secretos químicos que tienen estas adicciones, el queso puede generar adicción como la cocaína, heroína u otras drogas duras.

“Este estudio provee evidencias preliminares de que no todas las comidas están igualmente implicadas en un comportamiento adictivo y que los alimentos altamente procesados podrían compartir características con el abuso de drogas”, explican en este estudio.

La clave está en la caseína, una proteína de la leche que, durante la digestión, libera una sustancia denominada casomorfina, de efecto opioide, que produce adicción. La presencia de caseína en leche es minúscula, pero no así en el queso, para cuya elaboración se puede llegar a necesitar hasta 10 veces su peso en leche.

En segundo lugar, el queso contiene una gran cantidad de nutrientes, como calcio, proteínas, grasas y vitaminas, que son esenciales para el funcionamiento adecuado del cuerpo. El queso también contiene una gran cantidad de aminoácidos, que son los componentes principales de los neurotransmisores. Estos neurotransmisores son los responsables de la regulación de nuestras emociones y estados de ánimo. Esto significa que comer queso nos ayuda a mantenernos felices y relajados.

El queso tiene un efecto similar al de la droga en los seres humanos, porque contiene una sustancia llamada casomorfina, que actúa como un sedante y produce una sensación de bienestar, además de contener una gran cantidad de nutrientes y aminoácidos, que son esenciales para mantenernos saludables y felices.

El queso es una de las debilidades del público en general en lo que a ‘antojos’ se refiere. Entre sus beneficios, se puede destacar que es muy rico en proteínas que nos ayudan a formar y recuperar la masa corporal, además de contener vitaminas, sales minerales y materia grasa fácilmente digerible.

Según Neal Barnard, doctor en Medicina Nutricional y presidente de la Asociación de Físicos para la Investigación de Medicina Responsable, las casomorfinas son altamente dañinas porque provocan una adicción en el cerebro humano comparable al que provocan drogas duras como la heroína y la morfina.

Cómo “desintoxicarse” de la adicción al queso
Estas declaraciones no son las únicas con las que Barnard sorprende. El médico va más allá al sugerir, en sus conclusiones, que la adicción al queso ha de ser tratada de igual manera que la adicción a cualquier otra droga que provoque dependencia. Es decir, rompiendo la relación con el queso de por vida.

La adicción al queso se erradica con un tratamiento igual al de cualquier otra droga que provoque dependencia. Es necesario alejarse del queso para liberarse de su adicción. “No se ha de mirar, no se ha de oler y, por supuesto, no se ha de ingerir”, sugiere drásticamente.

“Aunque no pueda profundizar en la materia por falta de conocimiento científico, el consumo moderado de queso no es perjudicial y lo que verdaderamente importa en toda dieta es el equilibrio. Además, puesto que todavía no se conoce qué cantidad de queso me convierte en un yonkie, continuaré pidiendo extra de queso en mi pizza”, concluye el experto.

Fuente: TN

 

Te puede interesar
Lo más visto