Mitos, secretos y verdades del ‘squirt’ femenino

SEXUALIDAD Ana COHEN
EYNBLBKHZZCAHNEUAJIU4CNTZQ

Por factores culturales, las relaciones sexuales humanas se enfocaron durante gran parte de la historia en la procreación reprimiendo el placer sexual.

Cuando las mujeres inician su vida sexual son muchas las cosas que empiezan a descubrir. Entre ellas están: cómo se siente un orgasmo y cómo llegar a él, el squirting y, por supuesto, la eyaculación femenina que, dicho sea de paso, no son lo mismo.

“Para distinguir el squirt de la eyaculación femenina, lo primero es saber que esto último es un flujo blanquecino, de mayor densidad que el squirt y que rara vez se expulsa más allá de la vagina, quedando camuflada con la propia lubricación”. Por el contrario, “el squirt no es más que la expulsión por la uretra de un líquido transparente compuesto de urea diluida”, explica Lucía Jiménez, psicóloga y sexóloga. especializada en Terapia Sexual y Asesoramiento a Parejas.

Karimme Reyes, sexóloga y tallerista explica que el squirt es un tema que la pornografía hizo súperfamoso y, además suele mostrarse como chorros y chorros de líquido, “cuando en realidad no es necesariamente así, o la mayoría de las veces no. Puede haber mucha expulsión de líquido, y otras veces no. Depende de cada persona”, señala.

“No te presiones. Si no lo logras, tampoco pasa nada, tiene mucho que ver con autoconocimiento y mientras más conozcas tu cuerpo y qué sucede si tocas aquí o allá, con qué intensidad, vas a poder disfrutar mucho más tu sexualidad e, incluso, será más fácil comunicarla si decides compartirla con alguien más”, aconseja Karimme Reyes.

Qué contiene el squirt
“El líquido es similar a la orina, pero más diluido. Contiene urea, ácido úrico y creatinina, y se expulsa por la relajación del esfínter urinario durante la excitación”, aclara Lucía Jiménez,

¿Es pis? Técnicamente no, pero sale del mismo lugar, de la uretra, y es por ese motivo que a veces viene con un poquito de olor y color a orina. “Eso es lo que hace que muchas personas se lo repriman consciente o inconscientemente, y ese es el principal motivo por el que muchas mujeres no pueden alcanzar un squirt”, explica la especialista.

Para lograr el squirt, es muy importante rodear el momento de erotismo. Es clave llegar a un nivel de excitación oportuno para poder disfrutar del squirting. De hecho, en ocasiones, más que explorar sensaciones en el punto G o tratar de estimular dos zonas erógenas de forma simultánea, todo se basa en que la mujer se conozca y se permita disfrutar como nunca antes lo había hecho.

“Todas las personas son diferentes en todo sentido: en cuanto a placer, en cuanto a anatomía, en cuanto a sensaciones, a emociones, a percepciones, a todo. Entonces ahí está la clave para entender que no a todos nos pasa lo mismo de la misma forma”, resume la sexóloga.

Fuente: TN

   

Te puede interesar
Lo más visto