Últimas publicaciones

Desayuno: los alimentos que hay que evitar para una dieta saludable

NUTRICIÓN Ivana ALFARO
en-el-desayuno-hay-una-serie-de-alimentos-que-los-LJWKN7IX5NDIFFGD7SQAGBDBYU

Un alfajor con café; una barrita de cereal con mate cocido; un jugo envasado con galletitas; estos son algunos de los ejemplos de desayunos más habituales -y prácticos- que consume la población argentina, adultos y niños, a diario.

 Pero ¿cuán importante es seleccionar los alimentos que realmente ayudan a nuestro organismo en este momento del día? “Cuando desayunamos alimentos ricos en azúcares simples y refinados, se eleva muy rápido el azúcar en sangre y así también se consume. Por lo tanto, se pasa de tener un pico de azúcar a no tener nada; toda esa energía que la persona tuvo en un primer momento, al rato, ya no está. Se siente cansada y tiene hambre otra vez”, explica Lic. Estela Mazzei, Nutricionista (MP 6371).

La sobrecarga de actividad que tiene el páncreas cuando consumimos ese “práctico” y excedido desayuno en azúcares al paso, es impactante. Y sobre todo a largo plazo. “El páncreas reacciona con una hiperinsulinemia –hormona que produce el páncreas para sacar el azúcar en sangre-. Pero llega un momento en que, si la persona no detiene o modifica este hábito, el páncreas se agota y se genera insulino resistencia y después de años aparece la diabetes tipo 2, así como otras enfermedades crónicas. Por eso, los nutricionistas hacemos tanto foco en no llevar ese tipo de alimentación”, enfatiza.

Los peores infractores
Hay una serie de alimentos que los nutricionistas enfatizan que hay que eludir a toda costa.

 “Lo que se trata de evitar siempre en el desayuno es el exceso de azúcares simples, como por ejemplo, el azúcar de mesa o azúcares que provengan de almidones refinados o panificados blancos”, señala.

Se deben evitar alimentos ultra procesados como:

Galletitas envasadas dulces o saladas
Cereales azucarados con aditivos y colorantes
Pan blanco
Barritas de cereales
Budines
Jugos de caja
Alfajores
Facturas
Turrón

La pregunta clave es: ¿cómo se reemplazan este tipo de alimentos? Eligiendo opciones ricas en proteínas y en fibra que van a dar más saciedad”, explica Mazzei.

Proteínas
De origen animal: Huevos, lácteos descremados (queso, yogur, leche)

 
De origen vegetal: Cereales integrales como quinoa, avena, trigo sarraceno, frutos secos

Fibra: Proviene de la fruta fresca
Ideas para sacarle el mejor provecho al desayuno
Cambiar un hábito no es sencillo, pero es posible. Se puede empezar modificando ciertos alimentos hasta lograr un desayuno verdaderamente beneficioso. La especialista aconseja:

Reemplazar el pan blanco con mermelada o dulce de leche por pan integral con huevo o ricotta magra o queso port salut descremado, y una porción de fruta.

Reemplazar el yogur con cereal por yogur con quinoa pop, amaranto pop o granola, y una porción de fruta.

De acuerdo al gusto personal, también se puede agregar al desayuno grasas saludables como frutos secos, palta, crema de maní o de almendras, aceite de oliva.

Fuente: La Nacion  

Te puede interesar
Lo más visto