El arroz blanco, un carbohidrato con contundentes impactos en el cuerpo

NUTRICIÓN Gina NAVARRO
el-arroz-blanco-es-un-alimento-refinado-y-fuente-SAITDAQHWRGEJCOTNZZXHNFNUM

El arroz blanco se utiliza con frecuencia para acompañar o complementar diversas comidas. Sin embargo, al elegirlo, no siempre se tienen en cuenta sus efectos en el organismo, especialmente en la sangre, como señala un estudio de la Universidad de Harvard.

Es fundamental destacar que el arroz blanco es un producto refinado, ya que durante su proceso de industrialización se elimina la cáscara, lo que resulta en la pérdida de fibras, minerales y vitaminas, conservando únicamente el almidón.

Además, este alimento constituye una fuente de carbohidratos esenciales para proporcionar energía. Cada 100 gramos de arroz blanco se encuentran en total unos 28,2 gramos de carbohidratos.

 
En relación con sus efectos en la salud, un artículo reciente de la Universidad de Harvard destaca que la cantidad total de carbohidratos en una comida o refrigerio juega un papel fundamental en las variaciones del nivel de azúcar en la sangre.

Sumado a ello, datos de esta prestigiosa casa de estudios indican que “una porción de arroz blanco tiene prácticamente el mismo impacto que consumir azúcar de mesa pura. Provoca un rápido y elevado pico de azúcar en la sangre”. A partir de estos datos, desde la Universidad de Harvard han realizado un estudio que como conclusión aconseja a las personas con diabetes que eviten este alimento, así como otras opciones que puedan tener un efecto similar.

“Optar por fuentes saludables de carbohidratos puede contribuir al control de los niveles de azúcar en la sangre y del peso. Además, se relaciona con un menor riesgo de enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer”, señala la misma publicación.

Asimismo, proporciona información a los pacientes sobre algunos de los posibles efectos del consumo de determinados alimentos en los niveles de glucosa.

Cómo reemplazar el arroz blanco
Existen otros granos que podrían ser una opción saludable para reemplazar el consumo del arroz blanco. Algunos de ellos son:

 La quinoa.
El arroz integral y otros cereales sin refinar y que tengan un alto contenido de fibra.
Zanahorias y vegetales verdes sin almidón.
Legumbres.

Además, se recomienda reforzar el consumo de frutas y lácteos y consumir proteínas de alta calidad.

Fuente: La Nacion

Te puede interesar
Lo más visto