Últimas publicaciones

La fruta con más fibra que el pan integral y más vitamina C que la naranja: baja el azúcar y adelgaza

NUTRICIÓN Pilar PARDO
pan-integral-zumo-de-naranja_097edc22_1210068596_231123113003_1280x720

Las frutas son una de las principales fuentes tanto de vitamina C como de fibra, dos nutrientes que deben formar parte de la dieta porque son esenciales para la salud. La vitamina C, principalmente para el sistema inmunitario; y la fibra, básicamente para el correcto funcionamiento del aparato digestivo.  Esta vitamina abunda en frutas y verduras porque protege a las plantas con su acción antioxidante y las ayuda a crecer; mientras que la fibra forma parte de su estructura dándoles rigidez. Pero no todas las frutas aportan la misma cantidad de estos nutrientes tan necesarios. Si te preguntan por una que sea rica en vitamina C, probablemente digas la naranja. Y si piensas en un alimento que aporte fibra puede que imagines un pan integral. Pero hay una fruta que supera a la naranja en vitamina C y en fibra que algunos panes integrales: estamos hablando del kiwi. Por eso tomarlo desayunar es una fantástica opción para que esta comida, que debe incluir fruta, sea completa.

ES DE CHINA, NO DE NUEVA ZELANDA
La mayoría de la gente piensa que el kiwi procede de Nueva Zelanda pero en realidad es originario de las montañas del suroeste de China, donde crecía silvestre antes de ser cultivado. A mediados del siglo XIX, los misioneros llevaron semillas de kiwi a Nueva Zelanda, donde encontraron un clima propicio para su cultivo. Fue allí donde comenzó la expansión global de esta fruta. A lo largo del siglo XX, la producción de kiwi se extendió a otros países con climas similares como Italia, Grecia o Estados Unidos.

El kiwi gusta en todo el mundo y no solo por su sabor único y refrescante, sino por su excepcional composición nutricional. Esta pequeña fruta está repleta de nutrientes esenciales que la convierten en una concentrado de salud.

DOSIS DE VITAMINA C Y FIBRA
Sorprendentemente, el kiwi contiene más vitamina C que muchas otras frutas, incluida la naranja. Esta vitamina es esencial para fortalecer el sistema inmunológico, mantener la piel saludable y favorecer la absorción de hierro. Según al Fundación Españolade Nutrición, un kiwi de tamaño medio cubre el 85% de las ingestas diarias recomendadas para este nutriente.

Además de su aporte vitamínico, el kiwi es una excelente fuente de fibra. La fibra es esencial para una digestión saludable y para mantener un equilibrio en los niveles de glucosa en sangre. Lo bueno es que el kiwi no solo es rico en fibra, sino que también contiene un tipo especial llamada fibra soluble, que se ha asociado con la reducción del riesgo de enfermedades cardíacas.

FUENTE DE ANTIOXIDANTES
Los beneficios para la salud del kiwi van más allá de su aporte vitamínico y de fibra. Esta pequeña maravilla verde también contiene antioxidantes, como los flavonoides, que ayudan a combatir el estrés oxidativo en el cuerpo. Este proceso de oxidación celular se ha vinculado a enfermedades crónicas y envejecimiento prematuro, haciendo que los antioxidantes del kiwi sean un aliado importante para la salud a largo plazo.

Además, algunos estudios sugieren que el consumo regular de kiwi puede tener efectos positivos en la salud cardiovascular. Se ha demostrado que ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL o colesterol "malo". Esta propiedad cardiovascular, combinada con su bajo contenido calórico, convierte al kiwi en una opción ideal para mantener un corazón sano y controlar el peso.

EL KIWI ADELGAZA
El kiwi es el aliado perfecto de las dietas de adelgazamiento. La razón principal son las pocas calorías que aporta (55 calorías por 100 gramos, y un kiwi mediano suele pesar unos 60 gramos).

Al ser muy rico en fibra tiene un gran efecto saciante que te ayuda a comer menos. La fibra del kiwi tiene un efecto laxante suave que es un auténtico remedio contra el estreñimiento para muchas personas. Por último, el kiwi tiene un índice glucémico relativamente bajo, lo que significa que libera azúcares en la sangre de manera gradual. Esto puede ayudar a mantener niveles de energía estables y reducir los antojos de alimentos ricos en azúcares.

Fuente: sabervivir

Te puede interesar
Lo más visto