Dietas bajas en calorías versus ayuno intermitente: ¿Cómo afectan al microbioma?

DIETAS Rosario CALVO
OC7A4I6NBNEBZGOBNYTZLCISXY

(HealthDay News) -- Cuando se trata de la variedad de los distintos microorganismos que se encuentran en el intestino humano, más es mejor. Un microbioma más diverso es un microbioma más sano.

Ahora, los resultados iniciales de un pequeño estudio en curso sugieren que perder peso mediante el ayuno intermitente o una dieta reducida en calorías puede mejorar esa diversidad.

Tras monitorizar a personas que adoptaron el control de calorías y a personas que hicieron ayuno intermitente durante tres meses, ambos grupos experimentaron una mejora significativa en la diversidad del microbioma, aseguró la autora del estudio, Maggie Stanislawski, profesora asistente de informática biomédica de la Universidad de Colorado.

“El aumento no fue mayor en uno de los dos grupos”, aclaró la experta. Cada individuo alberga una población única de microorganismos, que incluyen a bacterias, hongos y virus, en sus intestinos. “Estos microorganismos son importantes para nuestra salud porque ayudan a digerir nuestros alimentos”, aclaró Stanislawski.

De hecho, "no podemos digerir muchos de los alimentos que comemos sin estos microorganismos", enfatizó.

Estos organismos también ayudan a convertir los alimentos en sustancias esenciales, como los metabolitos, que tienen importantes roles en muchos procesos, desde controlar la inflamación hasta determinar “qué tan lleno se siente tras una comida”, dijo Stanislawski.

Y mientras mayor es la variedad de los microorganismos que colonizan a los intestinos, con mayor efectividad se llevan a cabo estas funciones.

Para observar qué impacto podrían tener los distintos métodos dietéticos en el microbioma, los investigadores estudiaron a 47 adultos sanos, que tenían de 18 a 55 años, que presentaban sobrepeso o eran obesos. Tres cuartas partes eran mujeres.

Estrategias para perder peso y microbioma
Los participantes se asignaron al azar a una de dos estrategias para perder peso: una restricción de las calorías diarias, o el ayuno intermitente.

Se pidió a un grupo que redujera la ingesta diaria de calorías en alrededor de un 30%, respecto a la cantidad que comerían normalmente para mantener su peso actual.

Se instruyó a los demás que hicieran ayuno durante tres días no consecutivos de la semana, en que no consumieran más de un 25% de su ingesta dietética normal. En los días sin ayuno, podían comer cualquier cosa que desearan.

Se ofreció a ambos grupos un “respaldo cognitivo” diseñado para mejorar la calidad de su dieta y animar a un aumento en la actividad física. El estudio, que se realizará durante todo un año, sigue en curso.

Estrategias para perder peso y microbioma
Los participantes se asignaron al azar a una de dos estrategias para perder peso: una restricción de las calorías diarias, o el ayuno intermitente.

Se pidió a un grupo que redujera la ingesta diaria de calorías en alrededor de un 30%, respecto a la cantidad que comerían normalmente para mantener su peso actual.

Se instruyó a los demás que hicieran ayuno durante tres días no consecutivos de la semana, en que no consumieran más de un 25% de su ingesta dietética normal. En los días sin ayuno, podían comer cualquier cosa que desearan.

Se ofreció a ambos grupos un “respaldo cognitivo” diseñado para mejorar la calidad de su dieta y animar a un aumento en la actividad física. El estudio, que se realizará durante todo un año, sigue en curso.

Comentó que gran parte del impacto beneficioso que ambas dietas tuvieron en la diversidad del microbioma pareció provenir de una reducción en el consumo de grasa.

“Todavía nos queda mucho por aprender sobre el microbioma y cómo mantener su salud”, añadió Diekman. “Pero mientras tanto, cumplir las ’Directrices Dietéticas para los Estadounidenses’ (del gobierno federal), que se enfocan en unas grasas más saludables en cantidades moderadas, podría tener un beneficio a largo plazo para nuestros intestinos”.

Fuente: Infobae

Te puede interesar
Lo más visto