Últimas publicaciones

Las nuevas maneras de medir el sobrepeso que podrían jubilar al índice de masa corporal

ALIMENTACIÓN Y SALUD Cartola LEVI
KBIC4OG6SZFN5N3KIL3O465QLY

El índice de masa corporal (IMC) fue durante años el método predeterminado de consenso para evaluar si una persona tiene sobrepeso u obesidad, y todavía se usa ampliamente como la métrica de control para la elegibilidad del tratamiento para ciertos agentes de pérdida de peso como fármacos y cirugía bariátrica.

El IMC es una medida útil, pero no siempre precisa, de la salud. Porque se tiene en cuenta la altura y el peso de la persona y no otros factores importantes como la composición corporal o la distribución de grasa.

Esto significa que una persona con un IMC alto no necesariamente tiene un exceso de grasa corporal, mientras que una persona con un IMC bajo no tiene por qué ser saludable necesariamente. Esto sucede, por ejemplo, en los deportistas y atletas de élite.


Diferentes estudios encontraron que, aunque muchos atletas de resistencia tienen un IMC alto, la mayoría de ellos tiene un porcentaje de grasa corporal bajo y una masa muscular alta.

Así se calcula el IMC

El IMC se calcula utilizando la altura y el peso de una persona:

Un IMC de 30 o más se considera en la categoría de obesidad para la mayoría de las personas.
Entre 25 a 30 de IMC se considera sobrepeso.
Según el nuevo estudio, el IMC pasa por alto muchos casos de obesidad. Los investigadores analizaron datos de casi 10,000 adultos estadounidenses recopilados de 2011 a 2018 y encontraron que casi el 36 por ciento tenía obesidad, según su IMC.

El porcentaje de grasa corporal
El uso de una medida diferente de obesidad, como el porcentaje de grasa corporal de una persona, elevó esa cifra al 74%. El estudio aún no se ha publicado en una revista revisada por pares.

El mensaje principal aquí es que subestimamos enormemente la prevalencia de la obesidad usando únicamente el IMC y hay muchas personas con un IMC normal que tienen obesidad”, señala el doctor Aayush Visaria, residente de medicina interna en la Facultad de Medicina Robert Wood Johnson de Rutgers.

Los hallazgos se producen cuando la Asociación Médica Americana también toma medidas que no contemplan únicamente el IMC para evaluar la salud y la obesidad, citando “numerosas preocupaciones con la forma en que se ha utilizado el IMC para medir la grasa corporal y diagnosticar la obesidad”.

Recientemente, se adoptó una nueva política que aconseja a los profesionales de la salud que usen otras medidas, como la distribución del tejido graso en el cuerpo, la circunferencia de la cintura y la cantidad de peso de una persona que proviene de la masa grasa, en conjunto con el IMC.

En la nueva investigación, Visaria utilizó varias medidas de obesidad, además del IMC, incluido el porcentaje de grasa corporal y la proporción de grasa androide o ginoide que hace referencia a la distribución del tejido graso. Así es como se suman estas diferentes herramientas.

Fuente: TN 

Te puede interesar
Lo más visto