¿Barriga hinchada? Consejos antiinflamatorios para mejorarla

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Rosario CALVO
barriga-hinchada-unsplash-516x315

¿Tienes la barriga hinchada? ¿Después de las comidas sientes como tu estómago se hincha incluso cuando comes adecuadamente? Son algunos de los síntomas que más observamos durante los dos últimos años y que traen de cabeza a muchos de los pacientes que acuden a las consultas de nutrición.

Detrás de esta sintomatología pueden haber muchas causas como el estreñimiento, una malabsorción, intolerancias, sobrecrecimiento bacteriano (que a su vez tienen otras causas). Así que lo ideal es revisar con un nutricionista y un médico cuál puede ser la causa para solucionar el problema. Pero antes, desde la comodidad de tu casa, puedes recurrir a estas recomendaciones que te pueden beneficiar.

Beber suficiente agua

Beber agua no solo es fundamental para mantener una correcta hidratación, sino que todas las reacciones de nuestro cuerpo se producen en medio acuoso y además hidrata las heces, por lo que facilita el tránsito intestinal. Esto es una cuestión importantísima, ya que el estreñimiento podría ser el causante de la aparición de gases, así que cuanto más evitemos esta situación, mucho mejor.

Procura evitar los refrescos y los zumos, pues pueden contener grandes cantidades de azúcar y especialmente las bebidas carbonatadas que evidentemente generan más gases.

Por supuesto, las infusiones son un aliado, ya que algunas de ellas poseen propiedades carminativas, como por ejemplo:

Boldo
Manzanilla
Melisa
Hinojo
Jengibre
Menta
Anís
Poleo

Consume alimentos con enzimas digestivas

La piña y la papaya tienen en su composición enzimas digestivas (bromelina y papaína)  que nos ayudan a descomponer las proteínas, facilitando de esta manera la digestión, además de prevenir la retención de líquidos y aportarnos multitud de vitaminas y minerales.

Si tienes gases, evita el chicle

Masticar chicle puede hacer que tragues más aire y que la sensación de hinchazón se incremente. Procura evitarlo.

Masticar y masticar

Y ya que hablamos de masticar, el comer rápido nada nos beneficia en estas situaciones. Procura comer despacio y masticar bien la comida. Nada de móviles, televisión u ordenador, por atención plena en el momento de la comida. La digestión comienza en la boca, gracias a la amilasa, así que mastica al menos unas 20 veces cada bocado para que tus digestiones sean más fáciles.

Menos cantidad, más veces

No comas hasta la saciedad, si sufres de gases es mejor comer más veces al día pero cantidades más pequeñas. De esta manera, le facilitarás el trabajo a tu tracto digestivo.

Las grasas

Cuidado con las grasas que ingieres, porque pueden empeorar tus digestiones. Prioriza siempre las grasas saludables, como las que tienen el aguacate, los pescados azules y por supuesto el aceite de oliva virgen extra. Y de la misma manera ten en cuenta las preparaciones culinarias, evitando los fritos y rebozados.

Un alimento que no puede faltar en tu alimentación

El hinojo es un alimento carminativo que no puede faltar en tu alimentación si sufres de gases. Lo puedes añadir en forma de infusión como comentaba anteriormente o bien su bulbo, que queda delicioso en ensaladas, salteados y en caldos.

Contiene anetol, que además de aportar ese poder carminativo, le da un aroma a anís que aromatiza los plato.

No solo depende de lo que comas

Practicar ejercicio físico es fundamental para nuestro organismo y también para las digestiones, ya que al acelerarse el flujo sanguíneo, se activa el aparato digestivo y se mejoran las digestiones y el ritmo gastrointestinal.

Además, si es un ejercicio que requiera mucha concentración y que nuestra respiración sea pausada y controlada mucho mejor. El yoga y el pilates son perfectos en estos casos.

Las hierbas aromáticas y especias

Si las infusiones nos pueden ayudar, sus versiones en fresco y secas también mejoran nuestras digestiones.

Añadir perejil, cilantro, cardamomo y canela a tus salteados, ensaladas, cremas también pueden mejorar las digestiones, además de aportar una gran cantidad de vitaminas y minerales.

Si después de estas recomendaciones continuas sufriendo de gases, mi recomendación es que hables con tu médico o a un nutricionista para descartar posibles intolerancias o una disbiosis de tu microbiota. No pienses que es algo normal y toma cartas en el asunto.

Fuente: abc

 

Te puede interesar