Coregasmo: los ejercicios físicos que permiten alcanzar el máximo placer durante el entrenamiento

SALUD Por Ivana ALFARO
GV24UZC6QRHDDBEKKC5KHLULQE

Hacer alguna actividad física tiene muchos beneficios como prevenir enfermedades, aumentar la esperanza de vida, fortalecer nuestros huesos y músculos, mejorar la función cardiovascular, mantenernos en un peso saludable, controlar el estrés y potenciar nuestro rendimiento intelectual. Pero entrenar con regularidad puede ‘obsequiarnos’ una experiencia placentera conocida científicamente como orgasmo inducido por el ejercicio (EIO) y, popularmente, como coregasmo.

 El término se acuñó tras un estudio publicado por los investigadores Debby Herbenick y J. Dennis Fortenberry, profesores de la Universidad de Indiana que encuestaron a 530 mujeres, 370 de las cuales tenían entre 18 y 63 años, preguntándoles si habían experimentado algún tipo de placer sexual mientras practicaban ejercicio.

La respuesta fue sorprendente: sí, les había ocurrido a prácticamente todas. Así que, llegaron a la conclusión de que había mujeres que alcanzaban el clímax durante la práctica de ejercicio o llegaban a experimentar cierto placer sexual. “A mediados del pasado siglo XX, Alfred Charles Kinsey, un investigador sobre sexología, llevó a cabo un estudio muy potente en el expuso que el 5% de las mujeres entrevistadas había experimentado un orgasmo haciendo ejercicio, especialmente, abdominales”, dijo la sexóloga Ana Sierra.

La especialista madrileña contó que se trata “de un orgasmo que se desencadena de forma espontánea durante la realización de ejercicios que involucren activamente la zona del ‘core’, es decir, ese espacio que comprende desde las costillas hasta el suelo pélvico”, explica la sexóloga madrileña Ana Sierra.

Cómo conseguir tener un coregasmo
Para llegar a lograr un coregasmo, hay que realizar diversos ejercicios en el gimnasio. El 51% de las mujeres encuestadas aseguró que lo logró haciendo abdominales, mientras que un 27% dijo que fue levantando pesas, un 20%, practicando yoga, un 16% en sesiones de bicicleta, un 13% corriendo y un 10%, sólo caminando.

“Los ejercicios más comunes asociados con el orgasmo inducido por el ejercicio son los ejercicios abdominales, trepar por un poste o una cuerda, andar en bicicleta o hacer spinning y el levantamiento de pesas”, afirmó Debby Herbenick, codirectora del Centro para la Promoción de la Salud Sexual en la Universidad de Indiana.

Sin embargo, los que se consideran como ejercicios estrella para conseguir el coregasmo son los abdominales que se realizan en la llamada “silla del capitán”: esa máquina que hace arder nuestros abdominales también puede ser una de nuestras mejores amigas en cuanto a orgasmos se refiere.

Otro de los ejercicio recomendado son los abdominales suspendidos en la barra (agarrarse de una barra con las manos con una distancia un poco más abierta que la anchura de hombros y dejando los pies en suspensión. Desde ahí, subimos las rodillas al pecho poniendo la tensión en los abdominales y regresamos a la posición inicial lentamente y sin balancear el cuerpo).

Fuente: TN

Te puede interesar