Ola de calor: la mejor forma de reponer los líquidos que perdemos por la regulación de la temperatura corporal

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Rosario CALVO
J3O2BY34MFE7VPQ4B7KYBTMVRQ

Las provincias que se encuentran bajo alerta por extremo calor son Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Córdoba, parte de Buenos Aires y sur de Jujuy. El nivel de efecto es de moderado a alto en la salud, especialmente para los grupos de riesgo.

Las altas temperaturas pueden causar síntomas severos como el golpe de calor, causado por la incapacidad del cuerpo para regular su temperatura. La persona presenta piel seca, roja y caliente, pulso rápido y fuerte, náuseas, calambres y pérdida del conocimiento, que puede llevar -en casos extremos- al coma y la muerte.

La mayoría de los fallecimientos por olas de calor se debe al agravamiento de enfermedades infecciosas o crónicas (cardiopulmonares, renales, endocrinas y psiquiátricas). Otros síntomas incluyen: edemas en miembros inferiores, erupción en cuello por calor, calambres, dolor de cabeza, irritabilidad, letargo y debilidad. En tanto, las personas que tienen un mayor riesgo de complicaciones y muerte durante una ola de calor son los chicos, los adultos mayores, y aquellos que tienen enfermedades crónicas y que requieren medicación diaria

Pero, ¿cuánto influye la hidratación en la prevención de un posible golpe de calor? ¿Cuánto líquido es necesario consumir para no verse afectado por las altas temperaturas? Facundo Crescenzo (M.N. 6.796), licenciado en Nutrición, explicó: “Lo que se recomienda como ingesta de líquido diaria es un centímetro cúbico por caloría consumida. Como generalmente se consumen 2200 calorías diarias, se sugiere beber entre dos litros y dos litros y medio de agua por día. El tema es que cuando hace mucho calor, además del requerimiento hídrico para favorecer el metabolismo, necesitamos reponer los líquidos que perdemos por la regulación de temperatura corporal”.

En ese sentido, añadió: “Con las altas temperaturas, se recomienda siempre evaluar el peso corporal: se calcula que perdemos 1 centímetro cúbico por gramo. Es la única manera de estimar el líquido diario que cada persona va a necesitar, ya que cada cuerpo es distinto”. Es por eso, sostuvo, que se recomienda que las personas eviten estar expuestas al sol en horarios críticos: “Aconsejo controlar el color de la orina (que no sea muy concentrado, sino transparente) y la frecuencia (cuando se está bien hidratado, las ganas de ir al baño son más recurrentes). Se sugieren al menos dos litros de agua por día, pero no de golpe, sino durante toda la jornada. Siempre es bueno tener la botellita a mano. Nunca vamos a tener un problema de sobrehidratación, ya que eso sería ingerir más de 4 litros diarios, un nivel de consumo que pueden alcanzar quienes hacen entrenamientos de alto rendimiento”, agregó.

Crescenzo sugirió que quienes realizan trabajos al rayo del sol y con mucho movimiento consuman bebidas deportivas. “Cuando esas bebidas están a temperatura ambiente se asimilan mejor que si se ingieren frías o recién sacadas de la heladera. Se absorben más rápido y mantienen la presión sanguínea sin disminuir los micronutrientes”, dijo. No obstante, el nutricionista aconseja que las personas sedentarias eviten las bebidas deportivas “ya que estarían consumiendo azúcar de más”.

Consejos de hidratación para antes, durante y después de entrenar
Preentrenamiento: pesarse en la balanza digital y anotar el peso.
Llevar al entrenamiento botellitas de agua de 500-600cc.
Al terminar de entrenar, pesarse de nuevo.
La diferencia de peso más los cc de líquido que se bebieron durante el entrenamiento es el líquido que se pierde en ese tiempo de actividad física, lo que indicará cuánta agua hay que reponer.

Fuente: TN

Te puede interesar