Erotofobia o miedo al sexo: tips para solucionar una fobia cada vez más frecuente

SEXUALIDAD Por Carola LEVI
56LLW4ASVNGVZA7VREZ4K2GEJE

Los encuentros íntimos en una pareja son una importante fuente de refuerzo que permite que la relación se mantenga unida, pero hay personas que encuentran en esos momentos uno de los miedos más grandes a los que debe enfrentarse, ya sea por el pánico al ridículo, no estar a la altura de las circunstancias, los posibles dolores que se pueden presentar durante el coito u otras variantes.

 
Este temor a las relaciones sexuales, conocido como erotofobia, afecta tanto a hombres como a mujeres en diferentes aspectos, es mucho más común de lo que parece, se puede manifestar de diferentes formas y, entre sus causas, se destaca la falta de una buena educación sexual. En tanto, una vez identificado el problema, acudir a un profesional es el primer paso para poner solución a este temor

Actualmente, existen también múltiples tipos de miedos, fobias y ascos en la sociedad, causados por la idea de control exagerada que se tiene, el perfeccionismo y la higiene excesiva, entre otros factores. Todo esto contribuye a la aparición constante de más y nuevos casos de pánico al sexo. La persona que lo sufre trata de evitar esta práctica y puede llegar a sufrir crisis de ansiedad ante la situación.

Cómo saber si se tiene miedo al sexo
La erotofobia puede tener muchos significados y Carlos de la Cruz, director honorífico del Máster de Sexología de la Universidad Camilo José Cela (UCJC) de Madrid, subrayó que se manifiesta a través de “actitudes negativas hacia muchas expresiones de la sexualidad, incluida la masturbación”.

Asimismo, el experto añadió que el malestar se puede generar por estar presente en conversaciones donde lo sexual tiene protagonismo, sin que necesariamente se esté hablando de sexo explícito o ante el propio desnudo, por ejemplo, en las playas.

Por su lado, Pedro Villegas, médico de familia y sexólogo en el Hospital Vithas Sevilla, también hace referencia a la fobia real a la sexualidad o a cualquiera de los elementos que la engloba, como el embarazo, la conducta coital o los genitales propios o del otro.

El especialista destacó que, al igual que otras fobias, esta se puede convertir en trastorno si pasa a ser un miedo irracional: “Es racional sentir asco si toco o saboreo algo repugnante, pero no lo es si dejo de tener una relación porque tengo algo de vello en mis genitales o me obligo a mí o a mi pareja a ducharse siempre antes y después de la relación”, ejemplificó.

Cuáles son las causas del miedo al sexo
Una vez diagnosticado este miedo, se deben conocer cuáles son las causas de su aparición, y el origen se puede deber a varios motivos, como el trauma ocasionado por una violación o abuso, la angustia de una mujer a quedar embarazada o personalizar los problemas sexuales de otros en uno mismo.

Sin embargo, de la Cruz afirmó que, sin duda, la educación y el ambiente juegan un papel crucial. “Basta con hablar con generaciones anteriores para descubrir que hace ‘no tanto’ buena parte de la sociedad tenía actitudes erotofóbicas porque, precisamente, había crecido en ese ambiente”, señaló.

“Por supuesto, esto tampoco es una norma absoluta y, aunque es más fácil aprender el castellano creciendo en un ambiente en el que se habla en castellano, también es posible aprender otros idiomas. O dicho de otro modo, afortunadamente se puede ser erotofílico a pesar de todo”, expresó.

Fuente: TN

   

Te puede interesar