Lo que pasa en tu cuerpo si te alimentas con batidos sustitutivos de comida

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Juana BLANCO
alimentacion-saludable-1

En cuanto los termómetros empiezan a marcar un ligero aumento de temperatura son muchas las campañas publicitarias que apoyan la comúnmente conocida operación bikini por diferentes medios.

Aunque en los últimos años se haya invertido un poco más en políticas destinadas a crear entornos más saludables, las empresas que publicitan las llamadas “dietas milagro” a base de productos “detox” siguen moviendo mucho dinero en el mercado, cosa que hace que cada año surjan nuevas marcas que mediante diferentes productos novedosos prometen ayudarnos a conseguir nuestros objetivos sin esfuerzo.

Uno de los clásicos de este ámbito son los batidos sustitutivos de comidas. En teoría, con pocas calorías nos aportan todos los nutrientes que equivaldrían a una ingesta y además nos dejan sensación de saciedad, pero ¿Son verdad todas las propiedades que se les atribuyen? ¿Es peligroso alimentarse durante un tiempo prolongado únicamente de estos batidos?

Hoy vamos a analizar un poquito más a fondo todos estos productos que tan habitualmente vemos publicitados y que aunque pasan los años su fama no desaparece.

Lo primero que debemos comprobar (que aunque parezca obvio es algo por lo que los nutricionistas seguimos luchando), es que quien haga cualquier recomendación relacionada con la salud, sea siempre un profesional. En estos casos, muchas veces se trata de “asesores” que te aconsejan basándose en su experiencia y en lo bien que les ha funcionado.

Lo segundo y no por ello menos importante, debemos analizar la composición de los batidos, no podemos guiarnos por las propiedades que se le atribuyen mediante la publicidad. Por ejemplo, hay muchos batidos etiquetados como “antioxidantes” por llevar una cantidad mínima de té verde o de alguna fruta como los arándanos y sin embargo no tienen ni un tercio del poder antioxidante que tendría una pieza de fruta.

También, en algunas ocasiones, son tan poco calóricos que pueden interrumpir en nuestro ritmo de vida habitual aumentando la sensación de cansancio, la falta de concentración o la disminución del rendimiento, pudiendo llegar a causar graves problemas de salud.

 Tras este pequeño análisis, creo que estaremos más que de acuerdo que se pueden conseguir estos mismos supuestos beneficios mediante comida variada y equilibrada.

Por ejemplo, ahora que con el calor apetecen cosas fresquitas, podemos preparar una ensalada de legumbres (entre otros muchos platos), hipocalórica y llena de nutrientes que además al ser tan rica en fibra nos puede dar mayor sensación de saciedad durante más tiempo.

Por otro lado, la variedad que podemos llevar con una alimentación saludable frente a la monotonía de consumir batidos en las ingestas puede crear mayor adherencia en la pérdida de peso, permitiéndonos disfrutar del proceso e instaurarlo como un hábito, lo que nos permitirá además mantener el peso en el tiempo.

 En algunos casos, hay personas que consumen estos batidos días de mucha prisa o que no tienen tiempo de comer, podría ser una alternativa, pero no la mejor opción. Hoy en día todos los supermercados ofrecen alternativas preparadas, rápidas de consumir y mucho más nutritivas como podría ser un gazpacho o un salmorejo e incluso para esos días puntuales, podemos preparar un batido mucho más rico a base de leche o bebida vegetal, frutas, avena o frutos secos entre otros muchos ingredientes.

Teniendo opciones más saludables, nutritivas y saciantes no vale la pena hacer el sacrificio de alimentarse únicamente de batidos que puedan poner en riesgo nuestra salud, podemos perder peso de forma más variada, con recetas divertidas y haciendo que perdure así en el tiempo.

Te puede interesar