Apunta estas cinco claves para hacer una compra saludable de verdad

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Elisa Escorihuela
compra-supermercado-1

Llevar una alimentación saludable se puede convertir muchas veces en una misión imposible cuando nos encontramos frente a la inmensa oferta de alimentos que tenemos hoy en día en el supermercado. De hecho, nuestras elecciones pueden llegar a ser una lucha constante que se interponga en el objetivo del cambio de hábitos que perseguimos.

La salud empieza en la cocina y la compra que hacemos en el supermercado es fundamental para cumplir esa máxima. De hecho, para que la salud comience en la cocina y nos podamos asegurar una buena salud física y emocional, nuestra despensa y frigorífico deben estar organizados y debemos abastecerlos de alimentos frescos y con calidad nutricional

Hoy os propongo cinco pasos que os ayudarán a hacer una compra saludable y a llevar a cabo con éxito una alimentación óptima:

1. Organiza tu lista de la compra: En el momento de ir a comprar, organizarlo previamente y evita a toda costa la improvisación. Muchas veces no somos conscientes de cómo acaba siendo nuestra compra final, por lo que fijar los grupos de alimentos, incluir variedad y no abusar de aquellos caprichos que vamos encontrando por los pasillos del súper va a ser un consejo que nos sirva de gran utilidad para llenar nuestra despensa de alimentos de calidad.

2. No vayas a comprar con hambre: Evitar ir en momentos dónde somos susceptibles a escoger productos palatables, bollería o un exceso de caprichos que acaba haciendo que se desplacen otros alimentos que sí que son de gran importancia para nuestra salud como son los productos frescos.

3. Establece tu base de las comidas eligiendo un gran abanico de frutas y verduras, priorizando las de temporada y escogiendo aquellas que más disfrutemos en nuestras preparaciones para garantizar incluirlas en las comidas principales. Juega con la variedad semanal para incluir variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes que contienen estos maravillosos alimentos y que nos proporcionan fibra y saciedad por muy poco aporte calórico.

4. Escoge buenos procesados y conservas para tener recursos en tu despensa y disfrutar de preparaciones rápidas pero nutritivas aquellos días que nos falta tiempo. Entre ellas, las conservas de legumbres, conservas de marisco (mejor en aceite de oliva), frutos secos tostados o al natural para los snacks, cereales integrales (sin azúcar) o yogures naturales también sin azúcares añadidos, son opciones que pueden darle juego a la alimentación y hacer muy sencillo elaborar tanto nuestras comidas principales como nuestros snacks. Evita los productos azucarados y/o altos en sal, leyendo el etiquetado y garantizando no excederse de 1g sal por cada 100g o evitando alimentos con más de un 6% de azúcares libres.

5. Prioriza la compra de fuentes de proteínas como carnes magras, pescados azules ricos en omega-3, huevos o si llevas una alimentación vegetariana o vegana, proteínas vegetales como las legumbres, cereales integrales y derivados de la soja. Establece variedad y escoge semanalmente distintas opciones para que tu alimentación sea variada, te permita darle juego y disfrutar de tus comidas.

Comer saludable comienza con nuestra compra, ya que es el momento dónde decidimos qué alimentos vamos a tener disponibles diariamente, por lo que toma nota, organiza tu lista, sigue estos consejos y llena tu despensa de salud.

Fuente: ABC

Te puede interesar