Aprender un idioma es la mejor gimnasia cerebral para prevenir el Alzheimer, develó un nuevo estudio

SALUD Por Julia VOSCO
LH5BVYQYYNBHBMHIFRDZIRNNY4

Hablar otro idioma, aunque sea parcialmente, podría ayudar a evitar la demencia hasta siete años, sugieren los investigadores. Los científicos creen que hablar un idioma extranjero ejercita el cerebro y proporciona la estimulación mental necesaria para evitar el deterioro cognitivo. A diferencia de otros factores que se cree que protegen contra la condición de robo de memoria, como el ejercicio o una dieta específica, el lenguaje “permanece con nosotros todo el tiempo”, explicaron.

Un análisis de los estudios existentes encontró que a las personas bilingües se les diagnostica demencia en un promedio de cinco a siete años más tarde que a las personas que hablan un solo idioma. Otro estudio que analizó los experimentos cognitivos mostró que cuanto más tiempo y más fluido es alguien en un segundo idioma, mejor es la protección. 

Federico Gallo, de la Escuela Superior de Economía (HSE) de la Universidad Nacional de Investigación en Rusia, dijo que los hallazgos sugieren que el bilingüismo podría ser una de las formas más sólidas de protegerse contra la demencia. “Podemos retomar y abandonar el ejercicio físico, hacer una dieta u otra, o cambiar de trabajo, pero el lenguaje permanece con nosotros todo el tiempo. Nos comunicamos, vemos películas y leemos libros, y los centros de idiomas están trabajando constantemente en nuestra mente”, aseveró.

La demencia es la principal causa de muerte en el Reino Unido, con 900.000 británicos afectados por la condición de robo de memoria. Casi 5 millones de personas en los Estados Unidos también viven con el trastorno, que los académicos han gastado décadas y millones de libras tratando de erradicar. La demencia es un término general que se utiliza para describir una variedad de trastornos neurológicos progresivos que afectan la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

En un estudio, publicado en Frontiers in Psychology, los científicos hicieron que 63 personas mayores de 60 años que hablaban al menos dos idiomas con diferente fluidez realizaran una prueba cognitiva. En la investigación, realizada por la Universidad HSE de Moscú y la Universidad de Northumbria, se pidió a los participantes que realizaran una “tarea de flanqueo de Eriksen” para evaluar sus habilidades cognitivas.

Esta prueba mide la capacidad de las personas para identificar la dirección de una flecha en el centro de una línea de otras flechas y formas, y está diseñada para evaluar el tiempo de reacción de las personas y su capacidad para descifrar patrones rápidamente. A medida que las personas envejecen, estas capacidades cognitivas generalmente se deterioran. También se les pidió a los participantes que completaran un cuestionario como parte del estudio, que incluía preguntas acerca de cuánto tiempo habían hablado un segundo idioma y su nivel de competencia.

Las personas que habían hablado un segundo idioma durante más tiempo y se consideraban más fluidos, se desempeñaron mejor, sugirieron los resultados. Además, se observó que el dominio de un segundo idioma juega un papel más importante en un mejor desempeño en las pruebas que el tiempo que se sabe, según los autores.

Gallo también fue autor de una revisión de datos sobre bilingüismo y deterioro cognitivo publicados en la revista hermana Frontiers in Human Neuroscience. En esta investigación, señalaron tres metanálisis recientes que mostraron que el bilingüismo está relacionado con un inicio más tardío del diagnóstico de demencia, de entre cinco y siete años. Para el experto, “teniendo en cuenta que actualmente no existe una cura para la demencia y el envejecimiento del cerebro en general, es de vital importancia encontrar formas de retrasar su aparición”.

“No hay medicamentos realmente efectivos disponibles hoy en día para prevenir o retrasar el envejecimiento del cerebro. Se necesitan enormes recursos financieros para desarrollar tratamientos farmacéuticos. Por lo tanto, encontrar e investigar formas alternativas y no farmacológicas para retrasar el envejecimiento cognitivo debería convertirse en una prioridad en la ciencia”, concluyó y aseguró que en el futuro quiere examinar si los pares de idiomas específicos del bilingüismo son más efectivos que otros para frenar el deterioro cognitivo.

Los investigadores también estaban interesados en resaltar que ser bilingüe no es una forma segura de evitar o retrasar condiciones como la demencia en sí misma, con varios otros factores en juego, como los antecedentes familiares u otros factores de estilo de vida. La idea de que ser capaz de hablar al menos dos idiomas puede prevenir la demencia se ha planteado ampliamente en los últimos años. Los expertos creen que mantener el cerebro activo, al cambiar de idioma, puede proporcionar una forma de “reserva cognitiva”.

Fuente: Infobae 

 

Te puede interesar