Ejercicios de respiración para reducir el nivel de estrés

NOTICIAS DE INTERÉS Por Ana COHEN
Debido al estilo de vida tan ajetreado que llevamos y al estar en una situación de aislamiento, podría alterarse nuestro bienestar hasta el punto de generar problemas de ansiedad e incluso trastornos.
Mujer-realizando-respiracion

Respiración profunda
Es un ejercicio básico y muy fácil de realizar. Sirve para tranquilizar tras vivir una situación de estrés. Esto se basa en tomar aire por la nariz y mantenerlo en los pulmones. Después soltarlo con suavidad por la boca. Cada paso debe durar al menos unos cinco segundos.

Respiración completa
Este tipo de respiración interviene en la zona abdominal. Primero expulsa todo el aire que hay en los pulmones. Procede a inspirar de manera suave y profunda hasta llenar al abdomen. Continúa inhalando hasta llenar también los pulmones y el pecho en una misma inhalación. Mantén el aire unos segundos y después expulsa oralmente de a poco. Primero el tórax y luego el abdomen.

Respiración abdominal
 Este ejercicio es muy sencillo, siendo similar a la respiración profunda. Para ello elige un lugar cómodo, donde puedas estar sentado o acostado. Inspira por vía nasal alrededor de cinco segundos, manteniendo el aire en el interior al menos dos segundos. Expulsa por la boca de a poco. Coloca la mano en el estómago y la otra en el pecho para comprobar si se está llevando el aire correctamente a las zonas mencionadas.

Respiración de fuego
Esta técnica proviene del Yoga. Se trata de una respiración muy energizante, pero se recomienda tomar las precauciones debidas, ya que puede provocar hiperventilación y dolor abdominal. Se inicia el ejercicio con una inspiración lenta y profunda. Sigue una exhalación rápida y forzada del abdomen. Procede a subir el ritmo de inhalación-exhalación cada dos segundos hasta completar 10 respiraciones.

Respiración con visualización
Se usa como mecanismo de relajación. Esta técnica permite tranquilizarte de forma mental. Se basa en realizar una respiración profunda y regular mientras un terapeuta va indicando el tipo de pensamientos o imágenes que la persona debe imaginarse. Se trata de situar a la persona en un escenario mental agradable y visualizarse realizándolos.

Te puede interesar