¿Cómo prevenir la hinchazón abdominal?

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Camila MARTINEZ
AGVP2C6XMBFTTHMINOL57WOHU4

La hinchazón abdominal es una sensación de plenitud o distensión en el área del vientre, a menudo acompañada de molestias o incluso dolor. Es una afección común que puede ser el resultado de varios factores dietéticos, de estilo de vida o médicos. Para evitar o reducir la hinchazón abdominal, es importante tener en cuenta prácticas relacionadas con la alimentación, el ejercicio y otros hábitos saludables.

La dieta juega un papel crucial. El consumo de alimentos que son difíciles de digerir o que producen gases puede aumentar la hinchazón. Legumbres, algunas verduras como el repollo o el brócoli, y los cereales integrales, aunque saludables, pueden ser causantes de gas si no se está acostumbrado a su consumo regular. Por otro lado, los edulcorantes artificiales, las bebidas carbonatadas y los productos lácteos pueden también hinchar el vientre en personas con intolerancias o sensibilidades específicas.

Para evitar la hinchazón es recomendable comer despacio y masticar bien los alimentos. Comer rápidamente puede llevar a tragar aire, que se acumula en el sistema digestivo y causa hinchazón. Evitar hablar mientras se come o masticar chicle también puede reducir la cantidad de aire tragada.

Un aspecto importante en la dieta es la regulación de la fibra. Es esencial para una buena salud digestiva, pero un aumento rápido en la ingesta de fibra puede provocar hinchazón. Incrementar la cantidad de fibra gradualmente y asegurarse de beber suficiente agua ayuda a evitar este problema.

La hidratación también es clave. Beber agua suficiente ayuda al buen funcionamiento de los intestinos y puede aliviar la hinchazón causada por la retención de líquidos. Se sugiere beber agua regularmente a lo largo del día y evitar las bebidas con alto contenido de azúcar o alcohol.

El ejercicio regular es otro componente importante para reducir la hinchazón. La actividad física favorece el funcionamiento del sistema digestivo y puede ayudar a liberar los gases que causan hinchazón. Incluso caminar durante 30 minutos al día puede tener un impacto positivo.

Es importante también prestar atención a los hábitos relacionados con el estrés. El estrés puede afectar el sistema gastrointestinal y contribuir a la hinchazón. Algunas técnicas de relajación como la meditación, el yoga y la respiración profunda pueden ayudar a manejar el estrés y, por lo tanto, reducir los riesgos de sufrir hinchazón.

Además, es conveniente establecer horarios regulares para las comidas y evitar largos periodos de ayuno, que pueden conducir a comer en exceso y, por ende, a la hinchazón abdominal.

En ciertos casos, la hinchazón puede ser síntoma de trastornos digestivos como el síndrome de intestino irritable (SII) o enfermedades más graves. Por ello, si la hinchazón es severa, persistente o se acompaña de otros síntomas como pérdida de peso involuntaria, se debe buscar atención médica para descartar enfermedades subyacentes más serias.

Fuente: Infobae

Te puede interesar
Lo más visto