6 consejos de Facundo Manes para tener un cerebro sano

SALUD Por
Facundo Manes, prestigioso neurocientífico argentino, comparte 6 consejos sencillos que podemos poner en práctica hoy mismo
cerebro

La salud de nuestra mente está en nuestras manos mucho más de lo que creemos. La mayoría cree que tener un cerebro joven o viejo depende en gran parte de la herencia genética de los padres. Pero no es así: apenas un cuarto del envejecimiento cerebral se debe a herencia genética. El resto tiene que ver con el estilo de vida. Y hay formas muy concretas de mantener agudas las principales funciones del cerebro y mantenerse joven allí donde más importa.

Facundo Manes, prestigioso neurocientífico argentino, comparte 6 consejos sencillos que podemos poner en práctica hoy mismo:

1) Controlar el colesterol y la glucemia. Evitar el sobrepeso. Cuidar la presión. Comer verdura, fruta, pescado: hace bien al corazón, al sistema vascular y al cerebro.

2) Hacer ejercicio físico, porque genera nuevas conexiones cerebrales, es un buen ansiolítico y antidepresivo, y refuerza el pensamiento creativo.

3) Dormir bien, 8 horas, y dormir un rato de siesta. Es salud.

4) Combatir el estrés. Lo que nos pasa es inevitable, pero podemos mejorar cómo enfrentamos esa realidad. Uno puede estar en una playa en Jamaica, pero con el bocho aquí y no va. Y se puede estar en medio de la City porteña en paz.

Todas las actividades que contribuyan a “transpirar el cerebro” son positivas: des­de armar rompecabezas y palabras cruzadas hasta aprender un idioma o un instrumento musical. Buscar aquella opción que genere más entusiasmo es el primer paso en este camino

5) Hacer vida social: la gente aislada, que no se conecta, se muere antes. Estar aislados socialmente tiene una mortalidad mayor que el tabaco y el alcoholismo. Hay que conectarse, ir a misa –no sólo por la misa sino para estar con gente–, ir a espectáculos gratuitos, reuniones, juntarse con los demás.

Fuente: Buena Vibra

6) Encarar desafíos intelectuales. Hay que hacer algo que nos cueste: estudiar violín, otro idioma. Eso hace bien. Yo, por ejemplo, estoy estudiando economía.

Para evitar que este órgano se deteriore es clave tomar conciencia desde temprano: la idea no es esperar a que la memoria se nuble o la capacidad de atención se deteriore. La fabulosa máquina cerebral se puede ‘aceitar’ y cuidar desde la juventud, y desde allí hacer más lento el ritmo inevitable de su declive.

Te puede interesar