Juanfer Quintero adjudicó su mejoría física a la dieta vegana: ¿qué opinan los expertos?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por
El volante de River se recupera tras una rotura de ligamentos cruzados. Asegura que el veganismo lo ayuda y lo fortalece.
images?q=tbn:ANd9GcRVwICFIOYWUrijkxK9XDqfLDlt51jf854ejqX8-r51FNlKSjh4

El futbolista Juan Fernando Quintero (River) sufrió en marzo pasado una rotura de ligamentos cruzados. Ahora se encuentra en la etapa de fortalecimiento de la pierna para luego dar comienza a los trabajos de coordinación y trote. El volante adjudica parte de su recuperación a una “dieta vegana” que sigue.

“Llevo varios meses en esto y cada día estoy mejor. (…) Nadie entiende lo que es ser vegano. Me siento con más energía y más salud. Estoy reemplazando lo que nos hace daño en varios aspectos alimenticios”, comentó.

Sívori destacó: “No es la primera vez que surgen este tipo de noticias, donde se suele generalizar un caso particular de un deportista que tuvo éxito, por múltiples características (entrenar desde chico, tener habilidad, tener genética, etc.). Y quien escucha eso podría asociar que es un gran jugador o que hizo un gol definitorio en una final porque es vegano… Y no, no tiene nada que ver. También pasó con Novak Djokovic, e inclusive con Roger Federer que hace una semana declaró que come de todo, que se da ciertos gustos, que le gusta el queso suizo, y que se permite ciertas comilonas. Y sigue siendo uno de los número uno indiscutidos del tenis”.

Entonces, ¿quién tiene razón? ¿Un deportista o el otro? ¿Qué es mejor? ¿Darse ciertos gustos o hacer una dieta vegana? “Probablemente los dos tenga razón y los dos no tengan razón porque la alimentación es particular”, contestó el nutricionista. “Esto significa que lo que le hace bien a una persona, puede no hacerle bien a otra. A una persona que tiene malestar estomacal quizás una dieta con más frutas y verduras le haga más daño que una dieta que tenga menos fibra. Algo similar sucede con una persona que se siente mal porque tiene intolerancia a la lactosa, y deja los lácteos y se empieza a sentir mejor. No quiere decir que una dieta sin lácteos sea beneficiosa a nivel poblacional”.

“El principal error en la nutrición actual es generalizar casos particulares”, subrayó. “La única forma de generalizar es basándose en la evidencia científica. Y aún la ciencia no declaró que una dieta vegana o vegetariana sea más efectiva que una dieta omnívora. Por otro lado, está súper declarado y evidenciado científicamente que comer frutas y verduras es un hábito saludable y está correlacionado con menores índices de enfermedades crónicas y cardiovasculares”.

A modo de conclusión, apuntó: “Por lo tanto, no es cierto que ser vegano beneficia el nivel deportivo en toda la población, ni tampoco -del otro lado- es verdad que no hay que comer frutas y verduras o comer todo lo que uno quiera. Lo único cierto que hay es que la alimentación es individual. Un clásico ejemplo es el caso de la persona que tiene intolerancia al gluten o que tiene celiaquía y que descubre que bajando el consumo de TACC se siente mejor, pero es algo particular y no es aplicable a una persona que no tiene intolerancia al gluten ni tiene celiaquía.

A su turno, González Infantino argumentó que “la alimentación saludable, entre otras características, debe ser completa”. “O sea, contener una variedad de alimentos que aseguren la ingesta de todos los nutrientes en la cantidad y calidad necesarias”, detalló.

¿Cuál sería el consejo final? “Un patrón alimentario excesivamente carnívoro como otro vegano no son saludables, por lo menos en nuestra cultura alimentaria. Debemos aconsejar a nuestra población el mayor consumo de frutas y vegetales, dado que según las Encuestas de Factores de Riesgos se consumen cada vez menos. Pero bajo ningún concepto, basado en lo científicamente aceptado, ingerir solamente alimentos vegetales se puede considerar como lo más saludable”, alertó por último el experto de la UBA.

Te puede interesar