¿Por qué sentimos más ganas de comer dulces en invierno?

ALIMENTACIÓN Y SALUD 07 de junio de 2019 Por
En el imaginario popular, el invierno es la estación ideal para rendirse a las tentaciones gastronómicas y, claro, para relajarse y descansar.
dulces-invierno

Comer dulces en invierno: ¿por qué el azúcar es adictiva?
“El azúcar tiene un carácter recompensatorio. Después de consumirlo, inevitablemente se siente placer. Eso sucede porque el azúcar promueve la liberación de dopamina, neurotransmisor responsable por esa sensación. En tanto, cuanto mayor es el consumo de azúcar, menor es la liberación de dopamina, además del desequilibrio entre las hormonas del hambre (ghrelina) y de la saciedad (leptina), que obligan al individuo a consumir aún más azúcar para tener la misma sensación que antes, dando inicio a un círculo vicioso”, explicó Fratelli.

¿Por qué consumimos alimentos con más calorías en invierno?
“Lo que hace que las personas consuman alimentos con mayor densidad energética (es decir, más grasas y calorías) en invierno es el intento de regularización de la temperatura corporal frente a un estrés ambiental”, dijo la nutricionista.

El metabolismo a la noche
“Por la noche, nuestro organismo ya se está preparando para dormir. Este descanso es extremadamente necesario para el proceso de adelgazamiento. Con eso, viene una disminución en el ritmo de nuestro metabolismo. Lo que sucede actualmente es una alimentación desconectada. Las personas llegan a casa del trabajo, tal vez estresados, y se la desquitan con comida, comiendo mucho más de lo que precisan. No prestan atención a lo que comen mientras están mirando su serie favorita en la tele o navegando por internet”, observó Fratelli.

Te puede interesar