Los zapatos con plataforma pueden ser tus peores enemigos

La altura y la rigidez de la suela modifica la forma natural de caminar y puede traer serios problemas. La opinión del especialista en cirugía de pie Fernando Troilo.
Mujeres-y-zapatos-taco-alto

Sí, en las últimas temporadas, vienen pisando fuerte los zapatos con plataforma. Si bien puede ser un beneficio para tu estilo de vestir, no lo es tanto para tus pies. El uso de este tipo de calzado puede derivar en diversas patologías, algunas de las cuales traen consecuencias a largo plazo.

Para empezar, la altura de este tipo de zapato te juega en contra, y además la rigidez de la suela afecta la forma y la estabilidad de tu paso. El peso tampoco es recomendable. Por eso, aunque te guste esta onda, debés poner atención en elegir un calzado que no te perjudique.

“El calzado con plataforma, al ser rígido y muchas veces pesado, produce patologías en el antepié, a nivel del metatarso (la parte del medio), porque el pie tiene que hacer más fuerza en la marcha y a su vez fuerza a que el paso se vuelva más corto”, explicó a ConBienestar el doctor Fernando Troilo, especialista en cirugía de pierna, tobillo y pie (MN: 91.741).

Otro problema es los músculos de la pantorrilla trabajan retraídos por tener que hacer pasos más cortos y no poder llevar a cabo el movimiento normal de talón punta, eso afecta la masa muscular. “Esto dificulta el retorno de la sangre venosa, entonces puede aumentar los edemas en las piernas y en los tobillos, sobre todo en gente que tiene predisposición a la misma”, advirtió el especialista.

Por otro lado, por la inestabilidad del zapato, podés sufrir un esguince por entorsis del tobillo, sobre todo las personas que ya padecieron alguno con anterioridad.

“También pueden aparecer dolores en la planta del pie, la llamada fascitis plantar, especialmente en el talón. Esto sucede principalmente por la falta de elongación del tendón de Aquiles debido al paso más corto con la pantorrilla más rígida”, indicó Troilo.

La fascitis plantar, además del dolor, puede suponer el desencadenante de otros problemas en el pie, como los dedos en martillo o los juanetes.

Te puede interesar