Cómo prevenir los picos altos de azúcar en la sangre

En nuestra alimentación diaria, no debemos olvidar en ningún momento que los productos que nos incrementan el azúcar en la sangre son muy dañinos para nuestro organismo. A ello hay que sumar hábitos de una vida sana.
como-prevenir-los-picos-altos-de-azucar-en-la-sangre-576x383

La hiperglucemia y los picos elevados de azúcar en la sangre pueden generar enfermedades importantes, como la diabetes. Incluso sin llegar a tal extremo, podemos experimentar algunos síntomas propios del consumo excesivo de estos azúcares.

La pérdida de peso, el aumento de la sed y la fatiga constante, son avisos que no deben pasar desapercibidos. Esto es solo el comienzo, pero las cosas podrían agravarse.

Algunos pacientes experimentan visión borrosa, piel hinchada o somnolencia. En el caso de los pacientes con diabetes tipo I y II, se dificulta tanto la respiración como el ritmo cardíaco. En todo caso, lo importante es prevenir este estado y existen métodos para hacerlo.

Consejos para prevenir los picos altos de azúcar en sangre
Tomar mucho liquido
Evitar la deshidratación es uno de nuestros objetivos frente a las hiperglucemias. De hecho, ingerir abundante agua es tanto una medida de prevención como parte del tratamiento de recuperación.

Si dejamos que nuestro organismo se deshidrate, nos traerá otras dificultades que empeorarán nuestro estado de salud. Cualquier liquido natural es bueno, siempre que no tenga azúcares simples.

Llevar un registro del azúcar en la sangre

Las personas con diabetes saben que el control es su principal aliado. A decir verdad, todos deberíamos tener cierta revisión y constancia de estos niveles. Quienes tienen propensión a sufrir esta enfermedad, suelen saber cuáles son los límites permitidos de glucosa en sangre.

Lo más importante es medir la glucosa antes de las comidas. En ese momento, la misma debería estar entre los 80 y los 130 mg/dL. Es normal que este indicador aumente tras el consumo de alimentos. También tendremos que hacer mediciones después de comer, llegando como límite máximo a los 180 mg/dL.

En la actualidad, existen dispositivos especiales que nos permiten saber en segundos como esta nuestra glucosa. Pero incluso si no contamos con un glucómetro, existe otro mecanismo para tener un control bastante actualizado.

La prueba de hemoglobina A1C: el inicio del control de la glucosa
Para aquellos que jamás han controlado sus niveles de azúcar en la sangre, existe la prueba de hemoglobina A1C. Este es un test sanguíneo que permite promediar el estado de nuestra glucosa durante los últimos tres meses. Se trata de un punto de partida excelente para tener control de este indicador corporal.

El método se basa en la medida de la hemoglobina. Este componente presente en los glóbulos rojos capta glucosa cuando se encuentra alta en sangre. Como la vida media de un glóbulo rojo es 120 días, la medida nos indicará la glucemia promedio en ese tiempo.

Lo correcto sería que todos realizáramos este examen médico unas dos veces al año. A partir del mismo, podremos cuidarnos mejor y el especialista podrá mandarnos alguna dieta especial o tratamiento. En cualquier caso, siempre es bueno contar con un glucómetro para llevar un registro diario.

Controlando el consumo de hidratos de carbono
Los carbohidratos simples son la principal fuente de elevaciones de los picos azúcar en la sangre. Recordemos que al ser procesados por nuestro sistema digestivo, estos se absorben rápidamente, produciendo los picos de glucosa. Esto ratifica la importancia que tiene la alimentación balanceada para el cuerpo humano.

Según las teorías sobre los hidratos de carbono, sustituir estos azúcares por hidratos de carbono complejos nos permite mantener buenos niveles de glucosa y una mejor salud digestiva. Existen productos alimenticios similares y más saludables, como por ejemplo las frutas, los vegetales y las legumbres.

Por último y como conclusión, es importante que hagamos ejercicio con cierta regularidad. De hecho, la actividad física permite regular la glucosa e impedir su transformación en lípidos acumulados.

Te puede interesar