Remedios naturales para prevenir y combatir la psoriasis

Además de aprovechar las propiedades de estos remedios es muy importante que controlemos el estrés, puesto que también puede ser desencadenante de los brotes de psoriasis
Aceite-de-coco-virgen-y-caliente

La alimentación es fundamental para combatir la psoriasis, ya que podría ser una de sus causas principales.

Tanto los alimentos que consumimos como la manera de comer son hábitos que debemos mejorar de manera gradual. De este modo, podemos llegar a detener el avance de esta patología.

  • Aumentar la ingesta de alimentos naturales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos y semillas).
  • Evitar el consumo de harinas refinadas.
  • Sustituir el azúcar blanco por los endulzantes naturales (estevia, azúcar de coco, miel, etc.).
  • Reducir los precocinados, fritos y productos envasados.
  • Evitar los lácteos.

Los nervios y el estrés
Los trastornos nerviosos, como la ansiedad o el estrés, también condicionan esta enfermedad. Además, pueden desencadenar crisis puntuales de inflamación y picor.

Por lo tanto, es muy importante equilibrar el sistema nervioso de manera natural.

Agua de mar

El agua de mar es uno de los remedios naturales más sencillos y económicos que podemos utilizar. Su gran poder remineralizante, unido a sus propiedades antisépticas y alcalinizantes, lo convierten en una opción ideal para aplicarnos en la piel.

Lo ideal sería bañarnos en la playa. No obstante, también podemos aplicárnosla con un espray.

Emplasto de zanahoria
La zanahoria, rica en antioxidantes, es muy beneficiosa para todo tipo de problemas dérmicos.

Por este motivo, podemos rallarla, envolverla en una tela, y aplicarnos ese emplasto sobre la zona afectada.
Deberemos ser constantes y hacerlo cada día para notar sus beneficios.

Aloe vera por dentro y por fuera
El aloe vera tiene que ser una planta imprescindible para nosotros. Al tomarlo en jugo, favorecemos una buena función del intestino. Este órgano está muy relacionado con la psoriasis y debemos procurar una buena evacuación.

Asimismo, su aplicación tópica también es óptima, ya que calma, hidrata y regenera la piel.

 Aceite de lino
Los ácidos grasos esenciales omega 3 que contiene el lino son muy beneficiosos para la salud de la piel, en especial para la psoriasis. Nos nutren desde el interior y evitan el resecamiento y el picor.

Podemos consumir el aceite en cápsulas o bien la semilla molida. No obstante, debemos tener en cuenta que se oxida con facilidad.

Aceite de coco

El aceite de coco virgen extra es una grasa muy efectiva para controlar la psoriasis, gracias a sus ácidos grasos.

Al combinarlo con el aceite esencial de geranio, conseguimos un producto natural que nutre la piel reseca, facilita la regeneración de la dermis y reduce la inflamación.

Te puede interesar