Desayunos que alientan nuestro cerebro

Si incluimos huevo en nuestro desayuno estaremos nutriendo nuestro cuerpo con proteínas, que nos ayudarán a activar nuestro cerebro y a mantenernos saciados durante más tiempo.
desayuno-saludable-2-770x485

1. Harina de avena
Cuando dormimos en la noche, básicamente estamos ayunando. De ahí la palabra “desayuno” romper el ayuno. Cuando te despiertas, tu cerebro necesita un suministro de azúcar. A pesar de que un desayuno azucarado aumentará tu nivel de azúcar en la sangre rápidamente, también experimentará una caída de glucosa un par de horas más tarde.

La harina de avena de grano entero (como todos los granos enteros), por otro lado, se absorbe lentamente en el cuerpo. En lugar de recibir un chute de azúcar, tu nivel de azúcar sanguíneo se elevará a un ritmo lento y constante.

2. Huevos
Los huevos son una opción de desayuno tradicional, pero también la más inteligente. Son ricos en proteínas y dado a que la proteína requiere más tiempo para digerir por nuestro cuerpo, uno se siente saciado por más tiempo.

Las claras de huevo son las que sobre todo contienen la forma más pura de proteína a su alrededor. La alta calidad de la proteína del huevo ayuda al cuerpo a absorberla mejor. Pero no solo eso, los huevos también están repletos de vitaminas y minerales.

3. Mantequilla de maní en tostada de pan integral
Además de ser delicioso, este desayuno es un golpe de energía. Con la mantequilla de maní, se obtienen los beneficios de la proteína (que hace que te sientas más saciado que si te hubieras comido un pastel con azúcar).

Si, además, le añades un poco de plátano en rodajas a tu tostada le vas a agregar aún más las valiosas vitaminas, especialmente potasio, que te ayudarán a mantener el cerebro oxigenado para un pensamiento más claro.

4. Yogur griego
Comer yogur para el desayuno no es nada nuevo, pero el yogur griego se ha globalizado de forma más reciente. Este tipo de yogur no solo tiene el doble de proteína que el yogur convencional, sino que es más rico y más cremoso.La proteína extra te hará sentir más satisfecho durante toda la mañana.

Además, el yogur griego también es más bajo en hidratos de carbono. Los hidratos de carbono que se encuentran en una dona u otro tipo de pan dulce, te provocarán un bajón de azúcar al final del día. Y estos bajones nos provocan una disminución de la lucidez mental. Añade un poco de fruta o almendras a tu yogur griego para mejorar el sabor, agregar grasas saludables a tu dieta y obtener más energía entre otros beneficios.

5. Cena para el desayuno
¿Por qué no cambiar las cosas y tener la cena en el desayuno? Ciertamente, no hay reglas que dicen que no puedes. Y, si estás aburrido de comer la misma comida en la mañana todos los días, comer la cena en el desayuno puede romper tu monotonía.

Por supuesto, no estamos hablando de una pizza fría o unas alitas recalentadas. Piensa mejor en una papa al horno con yogur griego espolvoreada con cebollino o una abundante sopa de verduras con un poco de grano entero y pan crujiente. Realmente, la creatividad no tiene límites y puedes crear un sinfín de platos nutritivos que te ayudarán a rendir mejor a lo largo del día.

 

 

Te puede interesar