La alimentación vegetariana: guía para principiantes

ALIMENTACIÓN Y SALUD 22 de febrero de 2019 Por
La alimentación vegetariana y la vegana están basadas en la idea de no tomar productos que provengan de los animales, incluyendo o no huevos y lácteos según el caso. ¿Qué características tiene esta dieta y cómo debemos afrontarla?
dieta-vegetariana-guia-principiantes-576x384

Puede que no resulte tan fácil dejar de comer carne, pescado, pollo y otros productos de origen animal. Por eso es necesario tomárselo con calma y hacer la transición poco a poco. El cambio de cualquier hábito es difícil al principio. Es importante respetar el propio ritmo de cada uno. Con el paso de los días, cada vez será más fácil.

Una buena forma de hacer este cambio es empezar de forma parcial. Por ejemplo, llevar una alimentación vegetariana dos o tres días por semana o una parte del día. Pero si alguien prefiere hacer el cambio de forma radical, también es posible. Todo depende de las preferencias personales.

Sin embargo, en caso de hacerlo de una sola vez, es importante tener paciencia en caso de no respetar las normas y no sentirse culpable. Hay que recordar que nadie es perfecto y que siempre es posible volver a comenzar al día siguiente.

Cuando se está empezando una alimentación vegetariana, es probable que las compras del supermercado se vuelvan todo un reto. Sin embargo, muchos de los alimentos favoritos de una persona no contienen pollo ni carne ni pescado.

Las compras para la nueva despensa no tienen que limitarse a frutas y verduras. El pan, las pastas, el arroz, las galletas también son excelentes opciones para preparar comidas deliciosas.

Otro ingrediente que no debe faltar en las compras de los nuevos vegetarianos son las nueces, los frutos secos y la granola. También están los lácteos y los huevos, en caso de que la dieta elegida no sea vegana.

Las legumbres son grandes aliados, ya que permiten tener alimentos ricos y nutritivos siempre a mano. Además facilitan las preparaciones, lo cual es de gran ayuda en ese momento de transición.

Existen además deliciosas opciones a base de plantas que sustituyen a las carnes. Son alimentos libres de crueldad animal, ricos y muy fáciles de preparar. Hay por ejemplo nuggets vegetarianos de pollo, salchichas vegetarianas, derivados del huevo o hamburguesas sin carne, entre muchos otros.

Una alimentación equilibrada
Para estar seguros de que la alimentación vegetariana que se está empezando provee al organismo todos los nutrientes necesarios para su buen funcionamiento, basta con seguir algunas recomendaciones. La primera es consumir alimentos muy variados, de todos los colores del arcoiris.

Por otra parte, si el nuevo sistema de alimentación nos deja cansados y sin energía, puede ser porque no se están consumiendo las calorías suficientes. No basta con comer frutas y verduras, es necesario consumir además nueces, semillas, frijoles, lentejas y aceites saludables.

Por todo ello, seguir una alimentación vegetariana también tiene unos posibles riesgos que debes valorar. Consulta a tu especialista en nutrición o a tu médico si tienes dudas antes de iniciarte en a dieta vegetariana.

 

Te puede interesar