Cómo y por qué reducir el consumo de refrescos

Los refrescos parecen inofensivos, pero cada vez que tomas uno tu salud se deteriora lentamente. Es tiempo de cambiar los malos hábitos.
reducir-consumo-refrescos-530x387

Los refrescos son deliciosos y calman la sed, pero son una auténtica bomba de azúcar que nuestro organismo solo logra tolerar desajustando sus balances naturales. Por eso, ese placer momentáneo del consumo de refrescos causa una gran cantidad de problemas de salud a largo plazo.

Incluso esos que anuncian como refrescos ligeros y bajos en calorías son igual de perjudiciales. Aunque tienen edulcorantes alternativos al azúcar tradicional, la evidencia demuestra que también son causantes de obesidad y, además, incrementan las ganas de comer.

La Asociación Americana del Corazón recomienda una ingesta menor de 25 gramos de azúcar al día para adultos y menos para niños. Una lata pequeña de soda de 12 onzas contiene 39 gramos de azúcar, más otros azúcares agregados.

Conocer los problemas que causan los refrescos puede ser una buena motivación para encontrar otras bebidas que realmente sacien la sed y sean beneficiosas para la salud.

El consumo de refrescos y sus efectos en la salud

Acumulan grasa en el hígado
La fructosa del azúcar y el jarabe de maíz de los refrescos solo puede ser procesada por el hígado. Pero los estudios demuestran que el exceso de fructosa se convierte en grasa acumulada. Parte de esa grasa se convierte en triglicéridos en la sangre, mientras el resto permanece en el hígado.

Causan obesidad

Además de la grasa en el hígado, la fructosa se convierte también en grasa abdominal. Esto, según está demostrado, es una de las principales causas de diabetes y enfermedades cardiacas.

Elevan los niveles de insulina
La insulina lleva la glucosa de la sangre a las células, pero los refrescos provocan que las células se hagan insensibles a la glucosa por resistencia a la insulina. Cuando esto ocurre, el páncreas comienza a producir exceso de esta hormona.

Este fenómeno es conocido como síndrome metabólico, causante de hipertensión, exceso de grasa o triglicéridos y colesterol en sangre, entre muchos otros problemas.

Puede debilitar los huesos
Uno de los ingredientes de los refrescos es el ácido fosfórico, que se usa para su conservación. El fósforo es necesario para el organismo, especialmente para el cerebro y las funciones de la memoria. Sin embargo, su exceso es problemático.

El calcio y el fósforo conviven en balance en nuestro cuerpo. Cuando el fósforo aumenta sus niveles, evita la asimilación del calcio. El consumo de refrescos continuado puede terminar produciendo una descalcificación y enfermedades como la osteosporosis.

Aumenta el riesgo de cáncer
Otro estudio realizado en varios países con 60 mil personas determinó que quienes toman al menos dos refrescos a la semana, tienen un 87 % más de posibilidades de contraer cáncer de páncreas.

Te puede interesar