La arterioesclerosis: síntomas y tratamiento

La arteriosclerosis es una afección de las arterias que puede conducir a un infarto. Por lo tanto, es muy importante evitar los factores de riesgo y cuidar estos vasos sanguíneos.
arteriosclerosis-sintomas-tratamiento-576x324

La arterioesclerosis es una enfermedad de las arterias que genera una acumulación de colesterol en sus paredes. Como consecuencia, los vasos sanguíneos se vuelven rígidos y su calibre se va reduciendo, aumentando el riesgo de obstrucción.

Esta enfermedad es la causa de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrovasculares

Se trata de una patología que se desarrolla lentamente, pudiendo empezar en edades tempranas e ir progresando. No cursa con síntomas, por lo que es difícil saber si se padece. Solamente se puede detectar mediante analítica o cuando se desencadena una enfermedad consecuente.

Por otro lado, a pesar de ser una enfermedad más típica en los países desarrollados (es la primera causa de muerte), también se está posicionando en las principales causas de mortalidad en los países en desarrollo. Además, los hombres son más propensos a padecerla que las mujeres.

Esta alteración se produce cuando los lípidos, como el colesterol y los triglicéridos, se van depositando en las paredes de las arterias. También se acumulan células inflamatorias procedentes de la sangre que se las conoce como leucocitos.

Al acumularse estas sustancias en las paredes arteriales, las células que la componen se desorganizan y pueden llegar a producir lo que se conoce como una lesión ateromatosa. Cuando la lesión avanza es cuando los cristales de colesterol aparecen, así como los depósitos de calcio.

Síntomas de la arterioesclerosis
Arterias coronarias: estos pacientes pueden sentir dolor en el pecho o presión. Son signos típicos de una angina de pecho.
Arterias cerebrales: los pacientes padecen signos y síntomas de debilidad repentina en las extremidades, así como dificultad en el habla y pérdida temporal de la visión en un ojo o caída de los músculos de la cara. Este conjunto de síntomas son indicadores de un posible accidente isquémico transitorio que, si no se trata adecuadamente, puede llegar a convertirse en un accidente cerebrovascular.
Arterias de las extremidades: en estos casos las personas afectadas pueden sentir, por ejemplo, dolor en las piernas al caminar.
Arterias renales: la arterioesclerosis de estas arterias produce como consecuencia un aumento de la presión arterial o insuficiencia renal.

 
 

 

 
 

Te puede interesar