¿Por qué es bueno comer alimentos fermentados?

Un campo de estudio actual se dirige hacia conocer los beneficios de los alimentos fermentados. Estos probióticos aportan nutrientes y podrían proteger tu sistema inmunológico.
yogur-ligero-500x333

Actualmente, en el mundo es cada vez más frecuente comer alimentos fermentados, constituyendo entre el 5 % y el 40 % de la dieta humana.

Muchas regiones cuentan con alimentos fermentados tradicionales propios, como el yogur, los quesos, la crème fraîche o la salsa de soja. También múltiples bebidas, como el kéfir (leche fermentada), la kombucha (té fermentado), la cerveza, o el vino.

Los posibles beneficios de incluir diferentes tipos de fermentos son múltiples:

  • Alimentos más nutritivos y digeribles: ya que las bacterias realizan parte de la digestión de los alimentos que ingerimos.
  • La fermentación aumenta la presencia de importantes vitaminas, como la vitamina K, difícil de encontrar en alimentos no fermentados. Es una vitamina clave para la salud ósea y coronaria, así como prevención de ciertos tipos de cáncer.
  • Promueven la modulación del sistema inmunitario. Recuerda que el 70 % de tus defensas están en el intestino. Una microbiota pobre aumenta el riesgo de muchas enfermedades.
  • Diferentes alimentos fermentados aportan diferentes bacterias, aumentando nuestra diversidad bacteriana. Y mayor diversidad de la microbiota está ligada a menores riesgos para la salud.

¿Qué beneficios tienen para la salud los alimentos fermentados?

Los alimentos fermentados podrían tener múltiples beneficios para la salud, no solo desde el punto de vista de la nutrición básica. Los científicos continúan investigando cómo influyen exactamente en el cuerpo y la salud.

Los productos lácteos fermentados podrían contribuir a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. El consumo de yogur se asocia también a un peso corporal saludable y a la protección frente a la diabetes de tipo 2.

La fermentación puede mejorar la calidad y la digestión de las proteínas,y aumentar el contenido de vitamina B y vitamina C. Además de mejorar la absorción de diferentes minerales, como el hierro y el zinc.

Además, para algunas personas los alimentos fermentados son más fáciles de digerir. Por ejemplo, las personas que padecen el síndrome del intestino irritable o en el caso de la intolerancia a la lactosa. Las bacterias utilizadas para elaborar el yogur hacen que la lactosa sea más fácil de digerir.

Algunos alimentos fermentados contienen microorganismos vivos, algunos de los cuales son probióticos y pueden favorecer la salud intestinal. La cantidad de microorganismos presentes en los intestinos aumenta cuando se ingieren alimentos fermentados, lo que posiblemente resulta beneficioso.

Te puede interesar