Alimentos que aportan la vitamina E

Solo con consumir 60 gramos de semillas de girasol ya obtenemos un 90% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E.
bol-de-espinacas-500x338

Disponemos de muchos alimentos de uso habitual con grandes cantidades de vitamina E, aunque en especial son los frutos secos uno de los principales representantes.

Por ejemplo, una onza de almendras (casi 30 gramos) aportan 7,4 mg de esta vitamina. También puedes obtenerla del aceite y de la leche de almendras. Por su parte, las avellanas son el aperitivo perfecto después de una larga jornada de trabajo, ya que con  sólo una onza de avellanas puedes obtener aproximadamente 20 % de la vitamina E necesaria en tu dieta diaria.

A su vez, los piñones también son una fuente rica en esta vitamina. Una porción de los mismos contiene 2,6 mg de vitamina E. También puedes obtener sus beneficios del aceite de piñones. Las leches a base de frutos secos, como la leche de almendras, también aportan buenas cantidades de esta vitamina.

Podemos enumerar otras semillas crudas ricas que la contiene son:

Semillas de girasol.
Calabaza.
Sésamo.

Hortalizas

La acelga es una de las hortalizas más saludables. Además de ser rica en vitamina E, también contiene vitaminas de otros complejos como la K, A y C. Al igual que la acelga, las hojas de mostaza son muy ricas en nutrientes y también proporcionan:

  • Vitamina K: participa activamente en los procesos de coagulación. Ejerce su función en el hígado, donde produce factores de coagulación necesarios para la sangre.
  • Vitamina A: ayuda a la formación y al mantenimiento de los dientes, tejidos blandos y óseos, membranas, y favorece la visión, entre otras funciones.
  • Ácido fólico: necesario para la maduración de las proteínas estructurales y la hemoglobina. También muy presente en el sistema nervioso y los procesos cognitivos.
  • Vitamina C: necesaria para el crecimiento y la reparación de los tejidos en todas las partes del cuerpo.

Grasas vegetales

Si hablamos de grasas vegetales, los aceites de semillas son muy buena fuente de vitamina E. De entre ellas, uno de los aceites con alto contenido es el de germen de trigo. De hecho, una cucharada de este aceite contiene 100% de los requerimientos de vitamina E diarios. El aceite de girasol es otra excelente opción, pues proporciona más de 5 mg de la vitamina, y puede ser usado para cocinar.

Como puedes ver, la vitamina E es fácil de incorporar a la dieta diaria de múltiples formas, razón por la cual no tienes excusa para tener déficit de ella.

Te puede interesar